• Click for details

    Muchos de los que me conocen saben cuál es mi lucha desde que soy pequeña, quitarme esos kilos que siempre sobran. Es cierto que toda la vida he estado haciendo regímenes, unos con mayor éxito que otros. Recuerdo el régimen de proteínas que hice con 14 años, en 2 meses me quedé estupenda, todo el mundo me decía lo guapa que estaba e incluso notaba que estaba mejor “aceptada”. Qué poco duró ese tiempo, en cuanto dejé el régimen, volví a coger los kilos perdidos y algunos más en muy poco tiempo puesto que el régimen hiperproteíco tiene mucho efecto rebote a parte de muchos efectos nocivos para la salud, aunque este es otro tema que ya abordaremos.

    Gracias a que siempre me había importado muy poco lo que la gente opinara de mi, yo seguía con mi vida, haciendo dietas, grandes esfuerzos pero si es cierto que cada vez va haciendo mas mella la sociedad en la que vivimos y esa obsesión por el peso y los comentarios de la gente. Yo aquí sigo, luchando por alcanzar un peso saludable pero por supuesto sin hacer “burradas” y con dieta saludable, y mira lo que es la vida que me ha llevado a dedicarme a esto.

    Tanto en mi vida personal como en la consulta, veo todo tipo de perfiles, he visto de cerca trastornos alimentarios, he tratado a personas, desde el punto de vista dietético por supuesto, que lo sufrían y poco a poco me doy cuenta que lo que estamos creando, lo que crea la sociedad y el mundo de la moda, no es sano y es muy peligroso.

    Esta mañana en clase de spinning me ha impactado mucho ver a una chica en primera fila totalmente esquelética la cuál no sé como podía mantenerse encima de la bicicleta. Tal ha sido mi sensación, y creerme si os digo que he visto mucho a lo largo de mi carrera, que cuando venía andando a la consulta me he puesto a observar los escaparates, todo son maniquíes que representan la extrema delgadez, cuando entras en las tiendas, no coinciden las mismas tallas lo cuál puede hacer que una persona se frustre y esto pueda colaborar a llegar a una obsesión.
    Nada más llegar a la consulta me he puesto a leer las noticias y lo primero que leo es un artículo en “eltiempo.com”: La delgada línea hacia la muerte, publicado por Cristian Valencia y que describe perfectamente lo que he visto yo hoy. Pero no me he quedado ahí, buscando noticias en Google sobre esto me ha saltado una que aparece en informativostelecinco.com: “Se suicida por gorda”, en este artículo se informa del suicidio de una niña de 14 años en el Reino Unido que sufrió el acoso escolar en el que sus compañeros la llamaban gorda sin saber que esta pobre niña sufría bulimia, y terminó ahorcándose en su habitación y sus padres encontraron un diario dónde escribía su angustia. Señores, ¿qué estamos haciendo? ¿Acaso por machacar a una persona vamos a hacer que adelgace por su salud o más bien vamos a conseguir que adelgace a costa de ella? Hay que luchas por un peso saludable, por supuesto, pero no llegando al extremo que nos está llevando esta sociedad.

    ¿Se ha parado alguien a pensar que quizá a esa niña a la que llaman gorda puede que pase días sin comer para bajar de peso? ¿O que cada vez que la llaman gorda su autoestima baja tanto que puede dar lugar a algún tipo de enfermedad? Creo que esta en nuestra mano poder evitar que se den tantos casos como estos…

    Top
Arriba

Comentarios

No hay ningun comentario.

Top

Déjanos tu opinión ...

Gravatar