• Click for details

    El Anisakis es un parásito que se encuentra en los intestinos de los peces y puede dar lugar a problemas intestinales en ellos. Puede alcanzar los 2 centímetros de longitud y su ciclo vital va desde los crustáceos que infectan al alimentarse filtrando las larvas, luego los peces se alimentan de estos y se infectan y cuando los mamíferos marinos se comen esos peces infectados es cuando se completa el ciclo vital.

    Normalmente estos parásitos suelen alojarse en los intestinos de los peces aunque a veces migran al tejido muscular o bajo la piel. Esa migración suele ocurrir cuando el pez, una vez “pescado” y muerto, sufre cambios de temperatura. Es decir, si la cadena de frío no se mantiene correctamente una vez que el pez abandona el agua, ahí es cuando los anisakis pueden migrar de los intestinos al tejido muscular que en definitiva es lo que nos comemos de los pescados.El eviscerar los pescado en alta mar y tirar esas vísceras al agua, por un lado es por prevención para que el anisakis no migre hacia el tejido muscular, pero a su vez estamos provocando que esas vísceras sean comidas por los crustáceos aumentando el riesgo de infectar otros peces vivos.

    Anisakis y el hombre.

    El ser humano entra en contacto con el parásito al comer pescado crudo, marinado, en salazón o poco cocinado y sin que este esté previamente congelado. Cuando comemos pescado infectado y el parásito no ha sido inactivado durante la elaboración, puede intentar invadir nuestros intestinos dando lugar  a molestias estomacales pudiendo ser leves y no darles importancia o graves en algunos casos dando cuadros de alergia.

    Anisakidiasis

    Se denomina anisakidiasis a la enfermedad producida por la ingestión de pescado infectado con anisakis.  Suele presentarse a los dos días de haber ingerido pescado infectado produciendo síntomas como: dolor gástrico, sequedad de garganta, y acaloramiento de boca y esófago. también cólicos, vómitos, diarreas y urticaria. A veces los síntomas pueden confundirse con los de la apendicitis.

    ¿Cómo puede evitarse?

    Se puede evitar congelando el pescado al menos durante 72 horas a -20º, cocinando bien los pescados llegando a una adecuada temperatura de cocción y eviscerando lo antes posible el pescado para evitar que el parásito migre de los intestinos a otro lugar.

    ¿Qué pescados suelen tenerlo?

    La merluza, bacaladilla, boquerones, calamares y mariscos.

    MUY IMPORTANTE:

    No hay que disminuir el consumo de pescado sino evitar el parásito, por tanto, si el pescado es sometido a congelación o alcanza la temperatura de cocción adecuada, no tendría porque haber riesgo.

    En cuanto al pescado crudo, en salazón o marinado, es obligación en los restaurantes que cumpla la normativa de congelación.

     

    Top
Arriba

Comentarios

No hay ningun comentario.

Top

Déjanos tu opinión ...

Gravatar