• El chocolate

    Escrito el abril 20 2015 por Leticia Garnica en Blog | 0 comentarios

    Click for details

    Podemos decir que el chocolate es uno de los mayores placeres de la vida, tanto si eres corredor, como si no. Pero a la vez es uno de los alimentos más temidos dado a su alto aporte calórico. Muchas veces rehusamos a tomarlo y otras lo hacemos de manera compulsiva. Como muchas veces repetimos, ningún alimento es malo si se toma con moderación.

    El chocolate, según el Código alimentario Español, es un producto elaborado a base de las semillas del cacao y para su elaboración es esencial la presencia de manteca de cacao o pasta de cacao, que pueden ir conjuntamente o de forma aislada y azúcar.

    Propiedades y valor nutricional.

    El chocolate proviene del cacao, que contiene mayoritariamente grasa (manteca de cacao) y almidón entre otros componentes como son la serotonina, flavonoides, cafeína y teobromina.

    –          El chocolate está constituido por ciertos componentes que dan lugar al bienestar, el buen humor, sensación de felicidad.  Uno de esos componentes es la feniletilamina. Este compuesto es un estimulante del sistema nervioso, actúa en el cerebro dando lugar a sensación de euforia y bienestar general.

    –          Es un alimento energizante. Su contenido en grasa vegetal es muy elevado y además, el chocolate proviene del cacao, que es amargo, por eso, normalmente, al elaborar el chocolate se le añade bastante azúcar, y otras veces espesantes. Todo esto es lo que hace que el chocolate sea un alimento con alto contenido energético. Esto lo hace un alimento indispensable en personas que realizan ejercicio intenso, como los corredores, les permite tener su energía constante.

    –          El chocolate conlleva un aumento de triptófano en la sangre, y este es precursor de la serotonina. La serotonina es un neurotransmisor que tiene influencia en los estados de ánimo, mejora el humor, inhibe el sueño, ayuda al sistema vascular también.

    –          Tiene un alto contenido en sustancias antioxidantes como son los flavonoides, la cafeína o el ácido ascórbico entre otros. Estas sustancias antioxidantes actúan sobre los radicales libres evitando su acción, por lo que retrasan el envejecimiento celular. Ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares o la aparición de cáncer. En el caso del corredor, como hemos hablado en otros artículos, los antioxidantes nos ayudan a reducir los efectos del estrés oxidativo que sufrimos después del ejercicio.

    –          Contiene un elevado número de minerales que son esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo tanto durante el ejercicio como en el día a día. Cabe destacar el contenido en potasio, magnesio, fósforo y calcio, vitamina B1, B2 y vitamina E. Estos minerales son esenciales y es tan importante tener unos niveles adecuados cuando estamos en la línea de salida, como reponerlos una vez cruzada la meta.

    El chocolate nos puede aportar, dependiendo del tipo, entre 520 kcal por 100 gr (el chocolate puro) a 566 kcal por 100 gr el chocolate blanco. El chocolate que lleva menos azúcar en su composición es el chocolate puro aunque tiene un alto contenido en grasa.

    La composición del chocolate variará en función del chocolate al que no estemos refiriendo.

    Tipos de chocolate y su composición.

    –          Chocolate negro: Debe contener como mínimo un 43%. Según el contenido de cacao, el chocolate será más amargo o menos. A mayor contenido de cacao, mayor sabor amargo y menor contenido en azúcares y grasas.

    –          Chocolate con leche: Se elabora con todos los componentes necesarios para hacer el chocolate pero añadiéndole leche

    –          Chocolate blanco: Se elabora a base de manteca de cacao, azúcares y componentes de la leche.

    –          Chocolate con cereales y frutos secos: Se elabora a base del chocolate negro o con leche al que se le añade entre un 8 y 10 % de frutos secos o cereales.

    Aunque el chocolate, como hemos explicado anteriormente, tiene distintos beneficios dado su composición y su alto valor energético, no podemos olvidarnos que tiene también un alto contenido en grasa y por tanto hay que tomarlo con moderación.  Así mismo, como puede ser más indigesto por su contenido en grasa, es mejor después de la carrera.

     

    Top
  • El alcohol y el corredor

    Escrito el febrero 23 2015 por Leticia Garnica en Blog | 0 comentarios

    Click for details

    ¿Cómo afecta el consumo de alcohol al corredor?

    El alcohol o etanol es un componente de las bebidas alcohólicas que actúa como depresor del sistema nervioso. Se puede obtener de dos formas:

    –          Mediante fermentación de frutas, cereales o granos: cerveza y vino.

    –          Mediante destilación: medio artificial por el cual se aumenta la concentración de alcohol de una bebida: Whisky, ginebra, coñac, vodka.

    Debemos enfatizar que el proceso metabólico del alcohol no se asemeja al proceso digestivo normal. El alcohol pasa directamente del estómago al duodeno donde se absorbe y llega a la sangre, esto da lugar a una irritación y secreción de jugos gástricos que puede causar procesos inflamatorios en el esófago y estómago. Aporta 7 kcal por gramo de alcohol y esas calorías son consideradas como calorías vacías, que no aportan ningún nutriente y el hígado lo metaboliza transformándolo en algo útil para el cuerpo, grasa.

    Las bebidas alcohólicas fermentadas sí aportan nutrientes al provenir de frutas, cereales o granos. Una cerveza (350 ml) aporta aproximadamente unas 150 calorías mientras que la misma cantidad pero de bebida destilada puede aportar unas 700 calorías. También es cierto que no nos vamos a beber en una copa esa cantidad de alcohol, pero es bueno tener en la cabeza esa equivalencia.

    Es muy importante saber que el consumo de alcohol requiere mucha precaución y cuidado debido a que la ingesta moderada de bebidas fermentadas puede tener ciertos beneficios para nuestro organismo, pero un consumo elevado puede ser nocivo de verdad y en caso de deportistas, en el nuestro, de corredores puede alterar el rendimiento y recuperación.

    ¿Qué consecuencias tiene el consumo de alcohol en el rendimiento del corredor?

    Como hemos comentado anteriormente, el alcohol afecta al sistema nervioso. En un primer momento puede provocar euforia y fuerza pero su efecto real es depresivo, disminuye la capacidad de reacción de la persona y reduce los reflejos. Los movimientos son más lentos y la coordinación disminuye así como también afecta al equilibrio.

    También tiene efecto diurético lo que puede dar lugar a un mayor riesgo de deshidratación mientras corremos produciendo también una pérdida de vitaminas y minerales imprescindibles para nuestro rendimiento como son el potasio, magnesio, fósforo y calcio.

    Interfiere aumentando la degradación de las proteínas lo que va a interferir negativamente en la recuperación del músculo después del esfuerzo y perjudica a la masa magra de nuestro organismo.

    El alcohol llega a todos los sistemas del cuerpo, afectando directamente a los procesos de recuperación del músculo, crecimiento del mismo, reposición del glucógeno muscular, en la rehidratación, afectando todos ellos de forma negativa en el rendimiento del deportista.

    ¿Cómo afecta a las posibles lesiones que pueda sufrir el corredor?

    Durante la práctica de ejercicio suele ser habitual la aparición de lesiones, a veces de mayor importancia, desde pequeñas lesiones hasta graves y el efecto del alcohol, que es un vasodilatador, reduce la eficacia de las medidas rehabilitadoras que se toman después del ejercicio para evitarlas.

    La recuperación de la fibra muscular también se ve afectada por el consumo de alcohol dañando aún más las posibles lesiones de los tejidos durante el esfuerzo.

    El alcohol disminuye el rendimiento, reduce la fuerza y la potencia durante el ejercicio.

    Sin embargo debemos ser conscientes que un consumo moderado, como pueden ser 2 copas de vino al día puede ser beneficioso para la salud, sobre todo para el sistema cardiovascular. Pero siempre que sea un consumo moderado y preferiblemente de bebidas fermentadas.

    Como en todo, la moderación es la clave.

    Top
  • Top
  • Click for details

    En la consulta siempre aparece la misma pregunta: “¿Leti, tengo que hacer ejercicio?” Es la cuestión más común que aparece en la mayoria de las visitas que tengo.

    Siempre respondo lo mismo: una dieta sin ejercicio no es una dieta completa, pero lo que está claro es que si sólo vamos a hacer el ejercicio el tiempo que dure la dieta, apaga y vamonos, lo tienes que tomar como una costumbre, un hábito pero para siempre, no temporal”.

    Cuando comenzamos una dieta, tenemos que analizar dos cosas :

    1. ¿Estoy convencido de que la quiero hacer, o es por obligación?

    2.¿Estoy dispuesto a hacer un cambio de hábitos y mantenerlo como modelo de vida?

    Aunque parezca que no, estas dos cuestiones son fundamentales y van a marcar la tónica de los resultados.

    En la consulta de un dietista podemos encontrarnos todo tipo de pacientes pero sobretodo yo diferenciaría a los que han tocado fondo y ya sea por cuestiones médicas, presión familiar o porque de verdad creen que lo tienen que hacer pero no están motivados y es una obligación y te dicen: “no tengo ninguna gana pero no me queda otro remedio”. Aquí tenemos un gran trabajo que hacer, y lo digo por propia experiencia, dado que muchas veces me he encontrado en esa situación. Muchas veces estos casos no llegan a lograr los objetivos dado que no están motivados y la fuerza de voluntad es más débil.  Muchos de ellos se sienten en la obligación de apuntarse al gimnasio, hacer dieta pero sin ninguna gana.

    Y a los que están convencidos de que quieren hacer un cambio de vida, mejorar sus hábitos, llevar una vida saludable, hacer más ejercicio, cuidar su alimentación para obtener un mejor rendimiento y bajar de peso o mantenerlo. En este caso si están decididos a acompañar su dieta con ejercicio dado que lo ven como un cambio de vida. Muchos de ellos ya practican ejercicio de forma habitual y quieren mejorar su rendimiento o que su alimentación vaya acorde con su actividad física.

    En el primer caso, el trabajo del dietista es fundamental, tanto desde el punto de vista de elaborar el plan de alimentación como de motivarle.

    En ambos casos, el ejercicio tiene un papel fundamental en el éxito de la dieta,y siempre aconsejo que le enseñen la dieta a su entrenador para ver si está acorde con la tabla de ejercicios que le ha puesto, y así mismo, que el dietista sepa la actividad física que va a realizar y el número de días.

    El ejercicio debe ser una práctica habitual en nuestro día a día, pero si sólo vamos a hacer ejercicio en un momento determinado como puede ser lo que dure una dieta de adelgazamiento y luego lo vamos a dejar, estamos cometiendo uno de los errores más grandes. El hacer una dieta conlleva la corrección de posibles malos hábitos en cuanto alimentación y adquirir otros mejores como es el hacer ejercicio que nos va a ayudar primero a bajar, luego a mantener el peso y por supuesto todos los demás beneficios que nos aporta que son muchos tanto biológicos como psicológicos.

    Beneficios del ejercicio:

    –          Ayuda a mantener el peso

    –          Regula la presión arterial

    –          Mejora la resistencia a la insulina

    –          Aumenta la autoestima

    –          Aumenta el tono muscular

    –          Mantiene y mejora la densidad ósea

    –          Incrementa el bienestar general

    –          Es bueno para el corazón.

    Si no somos muy activos, lo ideal es buscar un tipo de ejercicio que nos guste, nos motive y que poco a poco nos vaya enganchando. Al igual que “para gustos los colores”, en el ejercicio pasa lo mismo. No a todos nos gusta el mismo ejercicio, pero además, debemos consultar y que nos indiquen cuál es el que más nos conviene.

    Para quitar un poco el formalismo de esta entrada, que como sabéis me caracterizo por ser más cercana y tratar los temas de manera más cercana, os voy a contar como van mis propósitos de año nuevo. ¿Os acordáis que empecé con muchas ganas esquiando (haciendo que esquío) y en el gimnasio? Pues bien, aquí continuamos, para ser sincera, a spinning he ido 3 veces sólo, pero estoy yendo a clases de zumba 5 días a la semana. Antes sólo iba a las de William, y ahora voy los lunes con Pedro, martes con William, los miércoles a las 8 de la mañana con Andrés, y la semana pasada también fui por la tarde con William en Eurobuilding (hice doblete), jueves y viernes con William. Y tengo que decir que no me lo puedo pasar mejor, y además haciendo ejercicio. Y suelo hacer unos 15- 20 minutos de bici. Espero seguir con este ritmo, por lo menos 4 días tengo que mantener a la semana.  Salgo de buen humor de clase, al ritmo latino y con ganas de seguir bailando y todas las canciones me vienen bien :-). El Metropolitán Abascal va a ser uno de mis sitios más visitados este año.

    No contenta con eso, volví a esquiar el fin de semana del 22 de enero, y aunque parezca que no, al final entre bajar, caerme, remar para llegar a la silla, apretar los dientes cuando veo la pala ( y mira que voy por azules y alguna que otra roja, pero fácil que me estreso), la percha, y sobre todo, los bailes que siguen al día de esquí en Marchica, el ejercicio y la diversión están asegurados.

    1121-1-_MG_5563

    Así que a movernos, buscar un ejercicio que os guste, y a por él.  El pasear ya es hacer ejercicio, bájate una parada antes y llega caminando al trabajo, sube escaleras en vez de coger el ascensor, apúntate a clases que te gusten pero siempre pide consejo a un profesional del deporte que te pueda dar unas pautas e indicar, es tan importante el ejercicio como hacerlo bien.

    Y ya sabéis, la dieta y el ejercicio siempre deben de ir de la mano…

     

    Top
  • Click for details

    ¿Cuántos de nosotros nos hacemos propósitos de año nuevo que se quedan después en el olvido? Yo soy de las que pido 12 deseos en las uvas, uno por cada uva y la verdad es que creo que muchos, y muchas veces han sido pedir fuerzas para llevar una vida más sana, hacer más deporte, cambiar mi hábitos…Bueno, y también encontrar novio, tener más trabajo, éxito, salud, etc. Esas cositas que tenemos en nuestro objetivo algunos, cada uno con sus cositas :-).

    Mi año no pudo empezar mejor, me fuí a esquiar con mis amigas Vanessa y Mónica, no os imagináis la energía que hemos cogido. Y por supuesto con mis clases particulares de esquí, dónde esté mi profe Polís,  ahí voy yo. Ese viernes tuve a otro profesor, Manu, con el que me reí mucho pero también me dí cuenta, con los dos, que estoy en baja forma.Sobre todo cuando me caí en una pista nada dificil, pero llena de bañeras, y no era capaz de levantar mi trasero de la fria nieve.

    IMG_8975

     

    Normal, el mayor ejercicio que hago es ir a bailar, lo que me mueva en el barco cuando voy y poco más. Y mirad que a mi me gustaba hacer spinning, sobre todo con Raúl, un profesor del Metropolitan que se baja de la bici y vigila que estes haciendo lo que te dice, yo casi me muero el primer día que fuí con él y pensé que no llegaría hasta el final de la clase, pero lo hizo.

    Después de estos días, me lo voy a tomar muy en serio, y va a ser un hábito en mi día a día. Ayer mismo retomé mis clases de latino con William que me animan como ninguna y me subí a la bici. Hoy he repetido esta mañana y me he propuesto volver a spinning. ¿ Seré capaz de levantarme a tiempo mañana sábado para estar a las 11 am en clase con Raúl? Desde luego lo voy a intentar, y para forzarme más, voy a escribir un post semanal contandoos los avances que haga en este camino de cumplir mi propósito de año nuevo. Y sobre todo estar mucho más en forma la próxima vez que esté en Formigal, y no tenga que subir un pobre chico, encantador y educadísimo a rescatarme y ayudarme a ponerme los esquís de nuevo.

    Mi idea va a ser ir por lo menos 4 días a la semana al gimnasio, variando entre clases de latino, spinning y también realizar máquinas en sala. Todo esto revisado por los monitores del gimnasio, dado que yo me ocupo de la nutrición, pero nunca me metería en un terreno que no es el mío.

    Top
  • Click for details

    ¿Qué hacemos con la resaca navideña?Ahora que han pasado estas fechas  dónde parece que el mundo se va acabar y quedamos con todos los amigos, incluso a los que vemos a diario, para brindar, celebrar, despedir el año, comentar los buenos propósitos para el año que viene, ahora vienen los lamentos puesto que no nos cierra el pantalón. Sin darnos cuenta ya estamos en enero con las rebajas y las prisas por bajar los kilos que hemos cogido, por retomar nuestra rutina de entrenamiento y vida sana.

    Todos somos conscientes que en estas fechas es difícil en cuanto a tema de nutrición se refiere pero debemos tratar de seguir con una dieta variada y equilibrada aunque en los días clave hagamos algún exceso. Si nos descontrolamos mucho en cuanto a alimentación se refiere, podemos aumentar la actividad física para compensar esos excesos que nos hemos permitido.

    Tanto si somos corredores, como si no, debemos tener claro que hay tratar, en la medida de lo posible, seguir con los buenos hábitos de alimentación, pero es cierto que a veces no se puede evitar caer en la tentación. Para ello, queríamos daros unas pequeñas pautas para que estos excesos hagan menos mella en nuestro organismo.

    ¿Debemos seguir con la regla de las 5 comidas?

    En la mayoría de las ocasiones, muchos de nosotros pensamos que para compensar los excesos de la cena de nochebuena o la comida de navidad, debemos saltarnos comida. Y eso es lo primero que debemos quitarnos de la cabeza. Debemos seguir con las 4-5 comidas de forma que cuando nos sentemos en la mesa no estemos tan ansiosos por comer y somos más capaces controlarnos de alguna forma, y aunque comamos lo que hay en la mesa que no sea como si no hubiese un mañana. Es mejor comer algo que no engorde mucho que saltarte comidas. Si comes algo, ya haces que el organismo tenga que trabajar para digerir y absorber lo que nos aportan esos alimentos, y ya tienes algo de gasto de energía de más, mientras que si te saltas esa comida, no vas a adelgazar o compensar más.

    El agua, la gran olvidada.

    Es importante seguir bebiendo el agua, que es una de las grandes olvidadas en estos días. No debemos de olvidar que normalmente necesitamos unos dos litros de agua puesto que la grasa se elimina por el sistema renal. En estos días algo de alcohol para brindar se toma, y sino algún refresco demás, y ellos, aparte de sus características, suelen causarnos retención de líquido y eso, para controlarlo de manera sana y sin recurrir a pastillas, lo controlamos bebiendo agua y en su defecto alguna infusión.

    ¿Con qué alimentos podemos compensar esos excesos?

    Los días que tenemos libres tanto comida como cena, o en su defecto, los días que tenemos comidas o cenas debemos tratar de controlarnos y para ello hay alimentos y formas de cocinar que nos ayudan a compensar:

    –          Frutas y verduras: Salvo que tengamos algún tipo de patología o tomemos alguna medicación especial, que en ese caso debemos hablar con nuestro médico, lo ideal es elegir verduras de hoja verde debido a su alto contenido en fibra y que son más diuréticos: espinacas, acelgas, repollo, rúcula, lechuga y brócoli. Otras verduras diuréticas son los espárragos, las alcachofas y el apio.

    De frutas: los kiwis, manzanas, peras, naranjas y piña son ideales para estos días debido a su alto contenido en fibra y ser diuréticas y ayudarnos con la posible retención de líquidos.

    –          Pasta y cereales integrales. Nos ayudarán a nivelar nuestros niveles de glucosa que se ven más alterados por el turrón, mazapán y el rico roscón. Y a su vez gracias a su fibra compensamos los posibles excesos.

    –          Las legumbres. En estos días no conviene abusar de ellas, pero si podemos incluirlas en nuestra alimentación siempre que sean cocinadas con poca grasa.

    –          Sin que nos olvide, porque es de lo más importante, debemos tener muy en cuenta la forma de cocinar, dejando de lado los fritos y las salsas para sustituirlos por los alimentos a la plancha o cocidos, al horno o en papillote, bajando así su contenido en grasa. Acompañándolos con verduras o ensalada o incluso patata cocida.

    –          Debemos intentar lo antes posible volver a nuestra rutina diaria de las 5 comidas, no saltarse ninguna comida y huir de las dietas milagro.

    Ánimo con la vuelta a la rutina y a los buenos hábitos de alimentación, si nos despistamos estamos ya en Semana Santa y a ver como lucimos nuestros excesos al sol.

    Top
  • ¡Feliz Navidad!

    Escrito el diciembre 23 2014 por Leticia Garnica en Blog | 0 comentarios

    Click for details

    Con la resaca de la loteria de navidad solo puedo decir que a mi si que me ha tocado la loteria gracias a vosotros. Sólo puedo daros las gracias por confiar en mí, por seguirme y por hacerme publicidad, porque como bien sabemos los que trabajamos de cara al publico, nuestra mayor publicidad es un cliente contento. Se acaba de marchar de la consulta Elena, una chica que ha cumplido más que con creces su objetivo, se ha ido contenta y satisfecha y eso es mi premio gordo de Navidad. ¡GRACIAS! Porque sé que ella será, junto a vosotros, mi mejor publicidad.

     

    Estos días en las redes, los que me seguís, veréis que recalco mucho como poder compensar los excesos que solemos hacer en Navidad, pero también os digo que, con cabeza, nos podemos permitir algún capricho. La cabeza también debe descansar de estar todos los días cuadrando y trantando de rechazar todas las tentaciones que tenemos alrededor, y aunque no debemos olvidar nunca los buenos hábitos, una pausa con cabeza viene hasta bien.

    Ahora que vienen esos días en los que parece que la comida se va a acabar, que comemos langostinos sin pensar en el ácido úrico, así como el jamón y todos los platos ricos que nos hacen nuestras madres, suegras y algún que otro cuñado,  solo os digo: ” disfrutad”. Olvidémonos de los roces, de enfadarnos por tonterías que no merecen la pena, daros ese capricho que no os daís a diario, y aunque es verdad que parece que es obligación quererse porque es navidad, sólo por el mero hecho de ser estas fechas, pues intentemos que no sea una obligación sino que estas navidades sean lo más felices y divertidas para todos. Que luego llega enero y la cosa cambia.

    Navidad

    Con esta entrada no quiero otra cosa que desearos una muy FELIZ NAVIDAD, feliz año os lo deseo el día 30. Qué los que están pasando por momentos dificiles pasen una feliz navidad, y que El Niño Jesús este año venga cargado de esperanza, salud y amor, y pidamos, como dice mi villancico favorito: ” y dime buena mujer, si al fin le haremos caso al corazón y borraremos las penas y tanto mal humor, dime que si porfavor, que entraremos en razón”. Pues eso, a ver si nos contagiamos!

    ¡Pues solo me queda desearos FELIZ NAVIDAD!

    Top
  • Top
  • Top
  • Click for details

    Si pensamos en pavo, no en fiambre, sino en el pavo entero, seguro que a muchos nos viene a la cabeza algún familiar trinchando el pavo en navidad. ¿Cuántos de nosotros comemos pavo en al menos una de las celebraciones de navidad? Es cierto que el cabrito, el cordero y a veces el pescado están presentes en nuestras mesas, pero si pienso en navidad, siempre pienso en pavo en Nochebuena.

    Desde casa de los abuelos Pablo y Pili, en casa de los abuelos Baselga, el día 25 de diciembre con todos los Baselga en casa, con el tío Nacho trinchando el pavo, que había cocinado la tía Mónica ( que no os imagináis como cocina), a la vez que cantaba: “He comido pavo, he comido pavo…” Canción que ahora les enseño a mis sobrinos y mis hermanos me miran como: ” te vas a enterar el día de mañana”. En casa del tío Alfonso con el maravilloso relleno que hace mi tía Lala y con todos mis primos a los que adoro, y la revolución de niños, porque ya suman unos cuantos. En la cena en casa de la tía Tere con el pavo acompañado de unos ricos aperitivos, acompañamiento y risas, muchas risas, y este año en casa. ¿Qué tal le saldrá a mi madre? Es cierto que cocina muy bien, pero no recuerdo la última vez que hizo pavo, pularda sí, pero pavo… Pero desde luego el pavo me trae a la cabeza buenos recuerdos y , la única fecha en la que me apetece tomarlo y no porque sea bajo en grasa y adecuado para una dieta de adegazamiento.

    Recordando como iban haciendo los pavos por casa de mis tíos y en mi propia casa, se me ocurrió dejaros una receta, dado que las fechas lo requieren y nunca está mal probar una nueva.

    El pavo proviene de México, el primero que llegó a Europa fue el pavo real, que poco a poco se fue sustituyeno por el pavo americano cuya carne es más blanda y rica. Fue tan famoso que acabó siendo un producto de lujo que no faltaba en ninguna celebración.

    En España se suele tomar la noche del 24 o comida del 25 de diciembre e incluso la noche de fin de año. Normalmente suele ser el pavo relleno y en muchas ocasiones, a parte de la salsa que sale se cuele acompañar con salsa de castañas o compota de manzana.

    Pavo de Navidad

    pavo1

    Ingredientes

    – 1 pavo (4-5kg)

    -5 manzanas reineta

    -200 gr de ciruelas pasas

    -200 gr de cebolla

    -200 ml de vino blanco

    -100 ml de jerez

    – 200 ml de caldo de pollo

    – 1/2 kilo de carne picada (mezcla de ternera y cerdo)

    – 200 gr Jamón serrano

    – 2 cucahradiras de pimienta negra molida

    – 2 cucharaditas de ajo en polvo

    – Aceite de oliva

    – sal

    Modo de elaboración:

    Lo primero que vamos a hacer es picar todos los ingredientes del relleno. Una vez tenemos picadas las ciruelas las ponemos a macerar con el jerez.

    Freímos un poco la carne picada hasta que pierda el color rosáceo y añadimos la cebolla, el jamón serrano muy picado y la manzana hasta que quede un poco más blanda. Lo mezclamos todo bien con las ciruelas y una vez este tod mezclado rellenamos el pavo y lo cosemos, el cuál habremos untado con aceite de oliva y salpimentado. Lo que sobre del relleno lo ponemos alrededor del pavo.

    Una vez tengamos el pavo relleno y cosido, lo ponemos en una bandeja bien engrasada y lo metemos en el horno que hemos precalentado antes a 175ºC. Lo ponemos cubierto con papel albal para que no se queme, pero lo retiraremos 30 minutos antes de sacar el pavo del horno. Lo dejamos entre 3 horas y 3 horas y media, siempre comprobandolo y bañando al pavo con su propia salsa para que siempre quede jugoso.

    Luego lo servimos con una compota de manzana acompañando a la salsa que nos ha salido del pavo.

     

    ¡Espero que os guste y lo disfrutéis tanto como lo voy a hacer yo!

    Top