• Click for details

    La hernía de hiato se produce cuando la parte superior del estómago sube hacia el tórax a través de una pequeña abertura que hay en el diafragma a la cuál se la denomina hiato diafragmico. Esto da como consecuencia que el contenido del estómago pueda pasar con facilidas al esófago. Por tanto se favorece al refujo gastroesofágico.

    El síntoma más característico es la  sensación dolorosa y de quemazón en el pecho y garganta que se agrava después de comidas pesadas y abundantes, o cuando se esta recostado o agachado o cuando aumenta la presión abdominal. Entre otros síntomas también están:

    – malas digestiones

    -Dificultad al tragar o disfagia

    – Dificultad para respirary dolor en el pecho y costillas puesto que los pulmones no pueden hacer sus movimientos de forma correcta.

    Dentro de las causas que pueden dar lugar a la hernia de hiato está el sobrepeso u obesidad,  presión abdominal provocada por vómitos, toses secas, embarazo o esfuerzos intensos. La alimentación puede prevenir o  disminuir el riesgo de padecer este transtorno sobre todo en caso de obesidad.

    Una de las pautas más importantes es hacer 5 comidas al día, es mejor comer poco muchas veces de forma que no dejemos más de  tres horas sin comer para que los ácidos del estómago no funcionen en vacio.

    Es importante aumentar la fibra de la dieta puesto que el estreñimiento será una de las consecuencias del cambio de alimentación.

    Los lácteos es mejor disminuir su ingesta, y tomárlos en forma de yogur y a poder ser desnatados.

    Evitar al máximo el café, tabaco, alcohol  y chocolate puesto que provocan acidez así como las bebidas con gas y evitar también el beber agua durante las comidas ya que dificulta la digestión.

    Debemos tener cuidado con las verduras flatulentas tipo col, lechuga así como con las legumbres, estas es mejor tomarlas en puré y si se pueden cocinar con comino o hinojo mejor.

    La grasa debe ser mínima en nuestra dieta puesto que los alimentos grasos así como las salsas grasas hacen que la digestión sea más lenta y favorezcan a la aparición de reflujo.

    La papaya y la piña muy madura son muy recomendables para la hernia de hiato o hiatal así como las manzanas y peras. En cambio naranjas, plátanos y kiwis suelen producir acidez. Cada persona debe observar su caso en particular. Hay gente que se siente mejor si toma la fruta fuera de las comidas principales o si la toma cocida.

     

     

     

    Top
Arriba

Comentarios

No hay ningun comentario.

Top

Déjanos tu opinión ...

Gravatar