• Click for details

    La cerveza.

    La cerveza es una de las bebidas más antiguas que podamos recordar que existen desde los comienzos de la humanidad. Durante los últimos 40 años se han realizado numerosas investigaciones médicas que han demostrado que un consumo moderado de dicha bebida es beneficiosa para la salud. Pero ojo, un consumo moderado.

    La cerveza se elabora normalmente a partir de malta, agua, lúpulo y levadura que va a ser la que dé lugar a la fermentación. Es una bebida natural, exenta de grasas pero que nos aporta una gran cantidad de hidratos de carbono, vitaminas y proteínas vegetales, por ello, si no abusamos de ella es recomendable en una dieta equilibrada. Los científicos del Departamento de Química de la Universidad de Wales aconsejan “el consumo diario de cerveza en dosis moderado por sus múltiples cualidades”.

    En un estudio realizado por esa misma universidad se demostró que la cerveza incrementa el colesterol bueno, mejora la coagulación de la sangre y tiene un alto valor nutritivo.

    Existe una enorme variedad de cervezas que hace imposible una clasificación homogénea de todas ellas pero en rasgos generales podemos hacernos una idea para poder explicar de forma sencilla y sin caer en tópicos los pros y los contras de beber cerveza después de un entrenamiento o una carrera.

    Es una fuente importante de minerales como son el sodio, potasio, magnesio y calcio, así como hidratos de carbono entre los que se encuentra la glucosa, sacarosa entre otros. Proteínas de dónde salen los aminoácidos ya que son los que las componen, vitaminas del grupo B y siendo muy importante el contenido en ácido fólico.

    ¿Es bueno tomar una cerveza después de correr?

    sport

    La cerveza tiene un alto contenido en sustancias antioxidantes que van a ayudar a combatir los dolores musculares que pueden aparecer después de un entrenamiento o carrera.

    Distintas investigaciones  han demostrado que la cerveza ayuda a la recuperación del metabolismo de deportistas ayudando a recuperar la oxidación celular, reponiendo los minerales perdidos  como expuso el  profesor Joan Ramón Barbany  en una mesa redonda hablando sobre la “ Idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo” en el año 2008.

    También, en investigaciones recientes se ha hablado mucho que la cerveza puede rehidratar casi igual que el agua después de hacer ejercicio.

    Pero es muy importante recordar que, aunque el contenido de alcohol de la cerveza no es muy elevado, es recomendable que después del entrenamiento o la carrera, la cerveza que se consuma sea sin alcohol.

    ¿Porque sin alcohol?

    El alcohol deshidrata y si nada más acabar el entrenamiento o la carrera bebemos una cerveza con alcohol estamos poniendo en riesgo nuestra salud.  Pensaréis: “Que tontería, estoy bebiendo, no me voy a deshidratar y total, es una cerveza”. Pues bien, después de la primera, viene la segunda, y la cerveza tiene poder diurético y si a eso le sumamos que el alcohol deshidrata, lo que estamos haciendo puede dar lugar a que nos desmineralicemos y tengamos problemas pues no estamos reponiendo las pérdidas que hemos tenido durante la carrera o entrenamiento. Con esto quiero decir, que si vais a beber vuestras cervezas después de correr con alcohol, antes de la primera, reponer bien el líquido, quitándoos la sed o bien con una sin alcohol primero o con otra bebida isotónica.

    Top
Arriba

Comentarios

No hay ningun comentario.

Top

Déjanos tu opinión ...

Gravatar