• Click for details

    bebe-beso-tripa La toxoplasmosis es una infección leve que todos podemos pasar sin enterarnos, de forma asintomática, pero que si la contraemos las mujeres embarazadas puede causar infecciones incluso mortales que normalmente afectan al feto, ocasionando la denominada toxoplasmosis congénita.
    La toxoplasmosis está presente en todo el mundo y casi un 50 % de la población adulta la ha pasado sin enterarse, siempre dependiendo de la región, condiciones sanitarias y hábitos higiénicos.

    ¿Cuáles son las posibles causas de infección?

    A pesar de lo que todo el mundo cree, la mayor fuente de infección no son los animales domésticos sino la carne (generalmente se suele comer cruda y puede estar contaminada) y verduras.
    También podemos infectarnos al comer verduras y frutas que no estén lavadas de forma correcta y si estas tienen el parásito, este no haya sido eliminado debido al lavado incorrecto o si lo tomamos en restaurantes o manipulados por terceros, no sabemos si han sido correctamente lavados.
    Otra vía de contagio es en personas que trabajan manipulando la tierra, como son los agricultores, los huevos del parásito pueden quedarse bajo las uñas y a pesar del lavado pueden permanecer ahí, si la persona se lleva la mano a la boca, el huevo ya entra en nuestro organismo.
    El gato tiene muy mala fama con el contagio de toxoplasmosis, pero tenemos que diferenciar entre los gatos callejeros, o aquellos gatos que viven en casa, sin acceso al exterior y comiendo carne cocinada o pienso. Los callejeros tienen más posibilidades de tener el parásito y poder contagiarlo, mientras que los de casa rara vez están infectados.
    Si el gato tiene acceso al exterior, o caza y se come a su presa cruda, si es susceptible de contagio, pero con unas medidas adecuadas de higiene, lavándose uno las manos después de tocarlo, manipular el arenero, no habría problema.

    Toxoplasmosis y embarazo.

    Dietas para embarazadas

    Durante el embarazo, se hace la prueba de la toxoplasmosis a la madre para saber si ha pasado la infección y por tanto tiene anticuerpos o si por el contrario es susceptible de contraerla durante el mismo.
    Si una mujer embarazada pasa la toxoplasmosis durante el embarazo, existen diversos riesgos para el bebé siendo estos más o menos graves, aunque a la hora del nacimiento parezca que el bebé está totalmente sano.
    El riesgo de que el feto de una mujer que pasa la toxoplasmosis durante el embarazo se infecte es mayor en el último trimestre de embarazo.

    ¿Cómo evitar el contagio?

    – Lavar las frutas y verduras a conciencia o usando lejía alimenticia ( ¡ojo! Lejía destinada para lavar los alimentos)
    – No comer carne cruda o poco cocinada, esta debería alcanzar una temperatura de unos 160º.
    – No comer jamón curado, embutidos a menos que hayan sido congelados a 24 grados bajo cero y al menos durante 10 días, en dónde los quistes del toxoplasma morirían.

    – No manipular areneros de gatos ni alimentar a los gatos caseros con carnes crudas.
    – Usar guantes para cualquier tipo de trabajo de jardinería y lavarse bien las manos una vez finalizado.
    Siguiendo estos consejos se limita mucho, casi totalmente el riesgo de infección.

    Top
Arriba

Comentarios

No hay ningun comentario.

Top

Déjanos tu opinión ...

Gravatar