A la hora de adelgazar, ¿debemos fijarnos en el peso o en el volúmen?

Cuando una persona se enfrenta a un régimen de adelgazamiento, casi siempre, se muestra impaciente por perder muchos kilos de peso y muchas veces no valora el volúmen que pierde.  «No sólo los kilos de mas son los que importan». Si comparamos  dos personas con un mismo peso, una de ellas deportista y otra sedentaria, se puede comprobar que sus cuerpos no tienen nada que ver y que consideramos que la persona deportista no debe hacer dieta mientras que la sedentaria igual si debe  hacerla para bajar de volúmen.

Aquí aparece el famoso «IMC» cuya formula es: ( peso/ altura al cuadrado), este factor no esta fuera de debate puesto que dos personas de una misma altura y un mismo peso no tienen porque estar igual. Es decir, no se tiene en cuenta el músculo de cada una de ellas ni el peso de su complexión ósea, pero aún así el valor de su «peso ideal» o IMC saldrá exactamente igual lo que puede llevar a frustra a una persona que está bien pero quiera llegar a ese peso que indican las tablas y por distintos factores nunca alcanzara.

  En el periódico el Mundo, Cristina G. Lucio escribe  un artículo sobre «No solo los kilos importan».  En el explica que en investigaciones anteriores relacionaban la obesidad con distintas patologías como son las enfermedades cardiovasculares o diabetes entre otras, pero no todas las personas con sobrepeso u obesidad tienen esas alteraciones. Recientes estudios demuestran que estos pacientes no tienen mas posibilidades que otros en morir por un problema cardiaco aunque aún se investiga la relación que puedan tener. 

Indica que «una de las claves podría estar en las características y la distribución de la grasa corporal»  lo que hace referencia que no solo es importante los kilos de sobrepeso sino donde estén localizados esos kilos de grasa.  De ahí vienen los términos: «obesidad tipo pera o tipo manzana». La obesidad tipo pera esta más relacionada con las mujeres y el mayor cúmulo de grasa se localiza de cintura para abajo, mientras que la obesidad tipo manzana esta mas asociada a los hombres y se caracteriza porque la grasa se acumula mayormente en la zona abdominal y a su vez este tipo de obsidad esta mas relacionado con las enfermedades cardiovasculares. Esto ha puesto de manifiesto que el IMC falla a menudo a la hora de valorar el grado de obesidad ya que en muchas ocasiones un IMC alto no significa un exceso de grasa.