¿ Nos ayudamos a cumplir los buenos propósitos de año nuevo?

¿Cuántos de nosotros nos hacemos propósitos de año nuevo que se quedan después en el olvido? Yo soy de las que pido 12 deseos en las uvas, uno por cada uva y la verdad es que creo que muchos, y muchas veces han sido pedir fuerzas para llevar una vida más sana, hacer más deporte, cambiar mi hábitos…Bueno, y también encontrar novio, tener más trabajo, éxito, salud, etc. Esas cositas que tenemos en nuestro objetivo algunos, cada uno con sus cositas :-).

Mi año no pudo empezar mejor, me fuí a esquiar con mis amigas Vanessa y Mónica, no os imagináis la energía que hemos cogido. Y por supuesto con mis clases particulares de esquí, dónde esté mi profe Polís,  ahí voy yo. Ese viernes tuve a otro profesor, Manu, con el que me reí mucho pero también me dí cuenta, con los dos, que estoy en baja forma.Sobre todo cuando me caí en una pista nada dificil, pero llena de bañeras, y no era capaz de levantar mi trasero de la fria nieve.

IMG_8975

 

Normal, el mayor ejercicio que hago es ir a bailar, lo que me mueva en el barco cuando voy y poco más. Y mirad que a mi me gustaba hacer spinning, sobre todo con Raúl, un profesor del Metropolitan que se baja de la bici y vigila que estes haciendo lo que te dice, yo casi me muero el primer día que fuí con él y pensé que no llegaría hasta el final de la clase, pero lo hizo.

Después de estos días, me lo voy a tomar muy en serio, y va a ser un hábito en mi día a día. Ayer mismo retomé mis clases de latino con William que me animan como ninguna y me subí a la bici. Hoy he repetido esta mañana y me he propuesto volver a spinning. ¿ Seré capaz de levantarme a tiempo mañana sábado para estar a las 11 am en clase con Raúl? Desde luego lo voy a intentar, y para forzarme más, voy a escribir un post semanal contandoos los avances que haga en este camino de cumplir mi propósito de año nuevo. Y sobre todo estar mucho más en forma la próxima vez que esté en Formigal, y no tenga que subir un pobre chico, encantador y educadísimo a rescatarme y ayudarme a ponerme los esquís de nuevo.

Mi idea va a ser ir por lo menos 4 días a la semana al gimnasio, variando entre clases de latino, spinning y también realizar máquinas en sala. Todo esto revisado por los monitores del gimnasio, dado que yo me ocupo de la nutrición, pero nunca me metería en un terreno que no es el mío.

Las prisas no son buenas y menos cuando nos hemos ganado esos kilos de más.

¿Qué hacemos con la resaca navideña?Ahora que han pasado estas fechas  dónde parece que el mundo se va acabar y quedamos con todos los amigos, incluso a los que vemos a diario, para brindar, celebrar, despedir el año, comentar los buenos propósitos para el año que viene, ahora vienen los lamentos puesto que no nos cierra el pantalón. Sin darnos cuenta ya estamos en enero con las rebajas y las prisas por bajar los kilos que hemos cogido, por retomar nuestra rutina de entrenamiento y vida sana.

Todos somos conscientes que en estas fechas es difícil en cuanto a tema de nutrición se refiere pero debemos tratar de seguir con una dieta variada y equilibrada aunque en los días clave hagamos algún exceso. Si nos descontrolamos mucho en cuanto a alimentación se refiere, podemos aumentar la actividad física para compensar esos excesos que nos hemos permitido.

Tanto si somos corredores, como si no, debemos tener claro que hay tratar, en la medida de lo posible, seguir con los buenos hábitos de alimentación, pero es cierto que a veces no se puede evitar caer en la tentación. Para ello, queríamos daros unas pequeñas pautas para que estos excesos hagan menos mella en nuestro organismo.

¿Debemos seguir con la regla de las 5 comidas?

En la mayoría de las ocasiones, muchos de nosotros pensamos que para compensar los excesos de la cena de nochebuena o la comida de navidad, debemos saltarnos comida. Y eso es lo primero que debemos quitarnos de la cabeza. Debemos seguir con las 4-5 comidas de forma que cuando nos sentemos en la mesa no estemos tan ansiosos por comer y somos más capaces controlarnos de alguna forma, y aunque comamos lo que hay en la mesa que no sea como si no hubiese un mañana. Es mejor comer algo que no engorde mucho que saltarte comidas. Si comes algo, ya haces que el organismo tenga que trabajar para digerir y absorber lo que nos aportan esos alimentos, y ya tienes algo de gasto de energía de más, mientras que si te saltas esa comida, no vas a adelgazar o compensar más.

El agua, la gran olvidada.

Es importante seguir bebiendo el agua, que es una de las grandes olvidadas en estos días. No debemos de olvidar que normalmente necesitamos unos dos litros de agua puesto que la grasa se elimina por el sistema renal. En estos días algo de alcohol para brindar se toma, y sino algún refresco demás, y ellos, aparte de sus características, suelen causarnos retención de líquido y eso, para controlarlo de manera sana y sin recurrir a pastillas, lo controlamos bebiendo agua y en su defecto alguna infusión.

¿Con qué alimentos podemos compensar esos excesos?

Los días que tenemos libres tanto comida como cena, o en su defecto, los días que tenemos comidas o cenas debemos tratar de controlarnos y para ello hay alimentos y formas de cocinar que nos ayudan a compensar:

–          Frutas y verduras: Salvo que tengamos algún tipo de patología o tomemos alguna medicación especial, que en ese caso debemos hablar con nuestro médico, lo ideal es elegir verduras de hoja verde debido a su alto contenido en fibra y que son más diuréticos: espinacas, acelgas, repollo, rúcula, lechuga y brócoli. Otras verduras diuréticas son los espárragos, las alcachofas y el apio.

De frutas: los kiwis, manzanas, peras, naranjas y piña son ideales para estos días debido a su alto contenido en fibra y ser diuréticas y ayudarnos con la posible retención de líquidos.

–          Pasta y cereales integrales. Nos ayudarán a nivelar nuestros niveles de glucosa que se ven más alterados por el turrón, mazapán y el rico roscón. Y a su vez gracias a su fibra compensamos los posibles excesos.

–          Las legumbres. En estos días no conviene abusar de ellas, pero si podemos incluirlas en nuestra alimentación siempre que sean cocinadas con poca grasa.

–          Sin que nos olvide, porque es de lo más importante, debemos tener muy en cuenta la forma de cocinar, dejando de lado los fritos y las salsas para sustituirlos por los alimentos a la plancha o cocidos, al horno o en papillote, bajando así su contenido en grasa. Acompañándolos con verduras o ensalada o incluso patata cocida.

–          Debemos intentar lo antes posible volver a nuestra rutina diaria de las 5 comidas, no saltarse ninguna comida y huir de las dietas milagro.

Ánimo con la vuelta a la rutina y a los buenos hábitos de alimentación, si nos despistamos estamos ya en Semana Santa y a ver como lucimos nuestros excesos al sol.