Anisakis. El temido parásito.

El Anisakis es un parásito que se encuentra en los intestinos de los peces y puede dar lugar a problemas intestinales en ellos. Puede alcanzar los 2 centímetros de longitud y su ciclo vital va desde los crustáceos que infectan al alimentarse filtrando las larvas, luego los peces se alimentan de estos y se infectan y cuando los mamíferos marinos se comen esos peces infectados es cuando se completa el ciclo vital.

Normalmente estos parásitos suelen alojarse en los intestinos de los peces aunque a veces migran al tejido muscular o bajo la piel. Esa migración suele ocurrir cuando el pez, una vez «pescado» y muerto, sufre cambios de temperatura. Es decir, si la cadena de frío no se mantiene correctamente una vez que el pez abandona el agua, ahí es cuando los anisakis pueden migrar de los intestinos al tejido muscular que en definitiva es lo que nos comemos de los pescados.El eviscerar los pescado en alta mar y tirar esas vísceras al agua, por un lado es por prevención para que el anisakis no migre hacia el tejido muscular, pero a su vez estamos provocando que esas vísceras sean comidas por los crustáceos aumentando el riesgo de infectar otros peces vivos.

Anisakis y el hombre.

El ser humano entra en contacto con el parásito al comer pescado crudo, marinado, en salazón o poco cocinado y sin que este esté previamente congelado. Cuando comemos pescado infectado y el parásito no ha sido inactivado durante la elaboración, puede intentar invadir nuestros intestinos dando lugar  a molestias estomacales pudiendo ser leves y no darles importancia o graves en algunos casos dando cuadros de alergia.

Anisakidiasis

Se denomina anisakidiasis a la enfermedad producida por la ingestión de pescado infectado con anisakis.  Suele presentarse a los dos días de haber ingerido pescado infectado produciendo síntomas como: dolor gástrico, sequedad de garganta, y acaloramiento de boca y esófago. también cólicos, vómitos, diarreas y urticaria. A veces los síntomas pueden confundirse con los de la apendicitis.

¿Cómo puede evitarse?

Se puede evitar congelando el pescado al menos durante 72 horas a -20º, cocinando bien los pescados llegando a una adecuada temperatura de cocción y eviscerando lo antes posible el pescado para evitar que el parásito migre de los intestinos a otro lugar.

¿Qué pescados suelen tenerlo?

La merluza, bacaladilla, boquerones, calamares y mariscos.

MUY IMPORTANTE:

No hay que disminuir el consumo de pescado sino evitar el parásito, por tanto, si el pescado es sometido a congelación o alcanza la temperatura de cocción adecuada, no tendría porque haber riesgo.

En cuanto al pescado crudo, en salazón o marinado, es obligación en los restaurantes que cumpla la normativa de congelación.

 

Ácido fólico y embarazo.

El ácido fólico, también conocido como B9, es una vitamina hidrosoluble (se disuelve en agua) perteneciente al grupo conocido como vitaminas “B”, imprescindible para la formación de proteínas estructurales y de hemoglobina y por tanto también influye en los glóbulos rojos. Esta vitamina, al contrario que las otras, se acumula en el hígado y no es necesario ingerirla diariamente.
El ácido fólico se usa para el tratamiento de anemias y también en la caída del pelo o “psilosis”, es muy rara su deficiencia en esta época en la que vivimos. Tenemos alcance a muchos alimentos que la contienen como pueden ser las verduras de hoja verde, vísceras de animales, legumbres, levadura de cerveza, frutos secos, cereales y en muchos alimentos que ahora se enriquecen con ácido fólico.
Normalmente su carencia se debe a una mala alimentación o mala absorción que solo se ve cuando la mujer se queda embarazada.
Consecuencias de carencia de ácido fólico en el embarazo
Si una mujer tiene suficiente ácido fólico antes de quedarse embarazada puede reducir el riesgo de aborto por deformaciones de la placenta. El déficit puede dar lugar a defectos de nacimiento del cerebro, espina bífida por mal cierre del tubo neural del bebé. Así como puede ser la causa de un bebé con bajo peso al nacer, prematuro o con anemia.embarazo2
La espina bífida es un defecto en el nacimiento de la columna vertebral que puede pasar sin ningún tipo de consecuencia, dependiendo del grado, o puede producir parálisis de la parte inferior del cuerpo y el descontrol del intestino y vejiga.
Para la madre, un déficit en ácido fólico puede relacionarse con eclampsia, esto va asociado a hipertensión.

Como prevenir el déficit de ácido fólico

pan peque

Durante los 2 primeros meses del embarazo es cuando se produce el cierre del tubo neural del feto, en principio, si la madre tiene una alimentación correcta y variada, sería muy raro que tuviese una carencia de ácido fólico.
Se nos presentan dos situaciones. Si la mujer está tratando de quedarse embarazada, puede empezar a tomar suplemento de ácido fólico desde el principio de la gestación y así prevenir cualquier riesgo. Pero si la mujer se queda embarazada por “sorpresa”, en cuanto sepa que está embarazada tiene que empezar con los suplementos vitamínicos de ácido fólico.
Con una dieta variada que contenga todos los grupos de alimentos como cereales, carnes rojas o blancas, verdura de hoja verde, no tendría porque, en una situación normal, haber carencia de esta vitamina. La vitamina C ayuda a que se active el ácido fólico en el organismo, por tanto es importante tenerla también en cuenta.
Es importante saber que el déficit de ácido fólico también puede venir como consecuencia de otras enfermedades.

La Toxoplasmosis y el embarazo.

bebe-beso-tripa La toxoplasmosis es una infección leve que todos podemos pasar sin enterarnos, de forma asintomática, pero que si la contraemos las mujeres embarazadas puede causar infecciones incluso mortales que normalmente afectan al feto, ocasionando la denominada toxoplasmosis congénita.
La toxoplasmosis está presente en todo el mundo y casi un 50 % de la población adulta la ha pasado sin enterarse, siempre dependiendo de la región, condiciones sanitarias y hábitos higiénicos.

¿Cuáles son las posibles causas de infección?

A pesar de lo que todo el mundo cree, la mayor fuente de infección no son los animales domésticos sino la carne (generalmente se suele comer cruda y puede estar contaminada) y verduras.
También podemos infectarnos al comer verduras y frutas que no estén lavadas de forma correcta y si estas tienen el parásito, este no haya sido eliminado debido al lavado incorrecto o si lo tomamos en restaurantes o manipulados por terceros, no sabemos si han sido correctamente lavados.
Otra vía de contagio es en personas que trabajan manipulando la tierra, como son los agricultores, los huevos del parásito pueden quedarse bajo las uñas y a pesar del lavado pueden permanecer ahí, si la persona se lleva la mano a la boca, el huevo ya entra en nuestro organismo.
El gato tiene muy mala fama con el contagio de toxoplasmosis, pero tenemos que diferenciar entre los gatos callejeros, o aquellos gatos que viven en casa, sin acceso al exterior y comiendo carne cocinada o pienso. Los callejeros tienen más posibilidades de tener el parásito y poder contagiarlo, mientras que los de casa rara vez están infectados.
Si el gato tiene acceso al exterior, o caza y se come a su presa cruda, si es susceptible de contagio, pero con unas medidas adecuadas de higiene, lavándose uno las manos después de tocarlo, manipular el arenero, no habría problema.

Toxoplasmosis y embarazo.

Dietas para embarazadas

Durante el embarazo, se hace la prueba de la toxoplasmosis a la madre para saber si ha pasado la infección y por tanto tiene anticuerpos o si por el contrario es susceptible de contraerla durante el mismo.
Si una mujer embarazada pasa la toxoplasmosis durante el embarazo, existen diversos riesgos para el bebé siendo estos más o menos graves, aunque a la hora del nacimiento parezca que el bebé está totalmente sano.
El riesgo de que el feto de una mujer que pasa la toxoplasmosis durante el embarazo se infecte es mayor en el último trimestre de embarazo.

¿Cómo evitar el contagio?

– Lavar las frutas y verduras a conciencia o usando lejía alimenticia ( ¡ojo! Lejía destinada para lavar los alimentos)
– No comer carne cruda o poco cocinada, esta debería alcanzar una temperatura de unos 160º.
– No comer jamón curado, embutidos a menos que hayan sido congelados a 24 grados bajo cero y al menos durante 10 días, en dónde los quistes del toxoplasma morirían.

– No manipular areneros de gatos ni alimentar a los gatos caseros con carnes crudas.
– Usar guantes para cualquier tipo de trabajo de jardinería y lavarse bien las manos una vez finalizado.
Siguiendo estos consejos se limita mucho, casi totalmente el riesgo de infección.

Legumbres.

Las legumbres son los frutos secos de las leguminosas. Son uno de los principales componentes de la dieta mediterránea debido a sus propiedades nutricionales, son una importante fuente de nutrientes aportando muy poca grasa. Son ricas en hidratos de carbono, vitaminas y proteínas.
Es cierto que la proteína que aportan es de bajo valor biológico, ya que le faltan aminoácidos esenciales como son: metionina, cisteína y triptófano. Pero estas deficiencias pueden solucionarse combinando las legumbres con cereales como es el arroz, dando lugar a una proteína de alto valor biológico. Las lentejas con arroz se asemeja nutricionalmente en su composición a un filete, puesto que el arroz le aporta a la lenteja la metionina, un amioácido esencial.lentejas450x250
Además de esto, las legumbres, al tener un alto contenido en fibra, ayuda al proceso de digestión y a controlar los niveles de colesterol LDL, conocido como colesterol malo.Dieta equilibrada
Dentro de los minerales que contienen destacan el hierro, el zinc y el magnesio, y dentro de las vitaminas, el ácido fólico, la niacina y la vitamina B6.
Los garbanzos son los que mayor contenido tienen en ácido fólico y niacina.
En la consulta, en todas las dietas que escribo, salvo que haya algún tipo de intolerancia, incluyo un plato de legumbres como mínimo a la semana. Si la dieta es para adelgazar, lo que hago es modificar la forma en que se cocinan, evitando la grasa. ¿ Porque razón no vamos a poder tomar un buen cocido o unas lentejas?
El cocido, lo podemos hacer como toda la vida, con todos los ingredientes, pero lo importante es desgrasar el caldo y solo comerse la sopa, con fideos, los garbanzos, las verduras y el pollo, esto en el caso de estar intentando bajar de peso. Pero jamás renunciar a un sabroso y buen plato de cuchara y más cuando empieza el frio.