Carne de jabalí. Propiedades nutritivas y receta de jabalí asado al horno.

Dentro de la carne de caza, el jabalí está clasificado en el grupo de caza mayor y es de la familia de los cerdos, es un mamífero Artiodáctilo.  Se conoce también como cerdo salvaje.

Es un animal de tamaño mediano, con patas cortas y cabeza alargada y grande y que tiene más desarrollada la parte delantera de su cuerpo que la trasera siendo más alto en esa zona, diferenciándose de los cerdos domésticos que por evolución genética han desarrollado más los cuartos traseros dando mayor valor a sus piezas traseras en el mercado de la carne.

Es un animal omnívoro, como todo lo que se encuentra por su paso. Puede comer hierba, raíces, frutos, tubérculos, bellotas, setas, trufas, lombrices, insectos, caracoles, huevos, reptiles, roedores y tampoco nos olvidemos que también es un animal carroñero.

Propiedades de la carne de jabalí.

La carne de jabalí es rica en nutrientes esenciales para nuestro organismo como son el sodio, potasio, vitamina B12, B3, magnesio.

Es una carne muy magra puesto que no tiene casi grasa y su aporte de calorías por 100 g es de 109 kcal, por tanto es una carne que no engorda mucho.

Beneficios de la carne de jabalí

–          Es apta para las dietas siempre que el acompañamiento no sea muy graso, dado que la propia carne casi no engorda.

–          Debido a su alto contenido en vitamina B3 hace que sea beneficiosa para el sistema circulatorio.

–          Es buena para personas con diabetes o artritis.

–          Debido a que también contiene vitamina B12 por tanto también es beneficiosa para prevenir la gastritis, enfermedad de Crohn entre otros problemas gástricos.

Y a continuación os dejamos una receta de jabalí asado a ver si os gusta.

Jabalí asado con compota de manzana.

Ingredientes: (4 personas)

-1 kg de carne (lomo alto) de jabalí

– 10 dientes de ajo

– 1 cucharita de pimentón dulce

– 1 poco de pimentón picante (1/2 cucharita)

– 4 patatas medianas

– 3 manzanas

– Aceite

– Sal

– comino

Elaboración:

Lo primero de todo, tenemos que machacar los ajos junto el comino, tratando de que el ajo no quede muy machacado que después pasaremos a un recipiente para mezclarlo con el pimentón dulce, el picante y la sal.

Añadiremos un poco de aceite consiguiendo que la mezcla sea más consistente y se lo añadiremos al lomo de jabalí poniéndole un poco de aceite más y que quede bien bañado por todas las especias y lo dejamos macerar en la nevera 24 horas.

Transcurrido ese tiempo, pelamos las patatas y las cortamos poniéndolas en la base de una fuente de horno dónde posteriormente pondremos la carne macerada con todos sus ingredientes y añadiremos un poco más de aceite y a gusto de cada uno se le puede poner vino también.

El horno estará precalentado a 160ºC y dejaremos la carne unos 40- 50 minutos , junto con la carne las manzanas que luego usaremos como guarnición en forma de compota.

Servimos el jabalí con las patatas los ajo y la compota de manzana. ¿Os animáis a probarlo?

Carne de caza. Propiedades nutritivas y organolépticas.

Se denomina carne de caza a la carne de cualquier animal salvaje, es decir, no domesticado, que se caza para su consumo aunque también como deporte y luego se vende esa carne.

A lo largo de la semana haremos distintos post sobre cada una de las especies de caza con sus propiedades características y algunas recetas, hoy quiero hacer una introducción a grandes rasgos de las propiedades de esta carne.

 

Propiedades nutritivas de la carne de caza.

Campo Abril 2013 024

Los animales salvajes hacen mucho más ejercicio que los de abasto de modo que suelen tener menos grasa pero tienen alto contenido en vitaminas B y hierro. Son una muy buena fuente de proteínas.

Muchos estudios demuestran que su valor nutritivo es muy elevado y destacan particularidades nutricionales como su bajo contenido en grasa y su alto contenido en sales minerales. Aun así, muchas veces se infravaloran sus propiedades y se las considera como carne pesada y grasa, pero eso es debido, casi siempre, al modo en que se cocinan ya que se suelen usar muchas especias y grasas para mitigar su sabor, puesto que dependiendo de si el animal del que procede es joven o viejo, el sabor puede ser muy fuerte.

La FAO certifica que el contenido en grasa es menor y el de proteínas es similar entre la carne de caza o la carne de animales de abasto, aunque el contenido de vitamina A es mucho mayor en la de caza.

No podemos olvidar que no todo son propiedades beneficiosas y que podemos tomar esta carne alegremente cualquiera de nosotros. Debido al ejercicio que realizan los animales salvajes, su músculo es mucho mayor y su contenido en ácido láctico, en consecuencia, también. El ácido láctico del músculo, al metabolizarse, se transforma en ácido úrico. Así mismo, tiene un alto contenido en compuestos nitrogenados debido a la alta concentración de proteínas. Por esto, personas que padezcan de hiperuricemia que tengan alto el ácido úrico en sangre) y en consecuencia gota, no deben, en ningún caso, abusar de ellas.

Propiedades organolépticas.

La carne de caza tiene unas propiedades organolépticas propias que la diferencian de los animales de abasto.

Se caracteriza por tener un color rojo más oscuro que se hace más intenso cuanto mayor es el animal. Su olor es mucho más intenso y el sabor más pronunciado pero dependiendo de las especies.

Clasificación de la carne de caza.

La carne de caza se clasifica en:

A)     Caza de pluma

B)      Caza de pelo

 

A) La caza de pluma

Son las aves. Hoy en día, casi toda la caza de pluma es criada en granjas y abatidas en el campo, pero no son salvajes.

Dentro de este grupo están:

–          Columbiformes: paloma torcaz y tórtolas.

–          Aves zancudas: becada

–          Gallináceas: perdiz, codorniz, faisán

–          Ancares: patos y ocas.

B)Caza de pelo

En este grupo se compone por: conejo, liebre (caza menor), ciervo, corzo, gamo, muflón, jabalí y cabra (caza mayor).

Su carne es muy sabrosa, aromática y con menos grasas que los de criadero, aunque hoy en día son criados en semilibertad y cazados posteriormente.

F1120012

En el próximo post hablaremos del jabalí.

Nutrición infantil. Momento de la comida, ¿cómo conseguir que la comida no sea una lucha?

Cuando los niños comienzan a introducir los alimentos sólidos, en muchas cDe enanaasas empiezan las luchas entre padres e hijos. Cuando aún son bebés y no tienen del todo autonomía, los padres siguen teniendo el «control» de la comida a pesar de cierto rechazo o reticencia  a la hora de ir introduciendo los alimentos. Muchas veces la fruta es el momento más temido de los padres.

A medida que los niños se van haciendo mayores, se vuelven más independientes respecto a la comida, quieren ser los que cojen el cubierto,  se vuelven mucho más selectivos o maniáticos con las comidas, les cuesta pasar mucho tiempo sentado en la mesa, entre otras cosas.

Estas circunstancias hacen que los padres dienten que  pierden el control de la situación, que si el niño no come, tarda mucho en comer, se distrae con facilidad, los padres tratan de que el niño coma sin que tarde mucho tiempo, intentando que coma más cantidad, etc, llegando a perder los nervios y consiguiendo, en algunas ocasiones, que los niños generen un rechazo al momento de sentarse en la mesa. Si la comida se convierte en un momento de regañina, discusión, situaciones tensas, lo único que se consigue es que el niño tome la hora de la comida como un momento agresivo y comerá aún menos.

Cuando el momento de la comida se convierte en un tira y afloja de padres e hijos,  muchas veces los padres terminan perdiendo. Desde luego creo que el hecho de que  un niño coma mal es algo desesperante y, aunque cueste mucho porque nos llevan al límite, se debe tratar de guardar la calma.

aprendeacomerLo primero que debemos pensar es que ningún niño como la misma cantidad que otro,  hay niños que se llenan con más rapidez que otros. Los niños tienen sus propios gustos, pero hay que tratar de que coman de todo sin que eso se use como castigo. Si hay ciertos alimentos que no les gustan, se puede tratar de camuflar un poco, y no me refiero a camuflar con salsas prefabricadas, sino poniéndo otro ingrediente que si le guste y camufle el que no.

Trucos para que coman de todo.

Por ejemplo, el pescado es uno de los alimentos que más disgusta, en general, a la mayoría de los niños ya sea por su sabor, textura u olor. Un truco para hacerlo más apetecible puede ser acompañarlo con patatas, tratar de que el pescado en el plato sea hasta divertido, se puede poner algo de zanahoria y algo verde para que tenga una forma y color atractivos. Incluso se pude hacer una salsa con la zanahoria que es dulce y camuflar el sabor.

Si la verdura cocida no le gusta, trata de dársela en puré o con bechamel de vez en cuando, o algunas de ellas acompañadas con algo de queso o taquitos de jamón serrano.

Si no le gusta mucho la verdura, prueba a poner en el puré guisantes que así dan un sabor más agradable al puré.

La carne muchas veces se les hace cuesta arriba, es mejor que sea en salsa, tipo carne picada como albóndigas o filetes rusos, con salsas del redondo o incluso empanados y que la guarnición sea llamativa.

Fruta. La fruta muchas veces es una lucha de las peores, dependiendo de los niños claro está, pero un truco es hacerles batidos o acompañarla con yogur o macedonia de frutas con zumo de naranja y como ocasión especial, con leche condensada.

Es muy importante que no se use la comida como premio o castigo puesto que a veces conseguimos el efecto contrario al deseado.

Esperamos que estos trucos os ayuden un poco y no dudéis en preguntarme cualquier cosa ya sea por mail o por teléfono o en la propia web.