Técnicas de conservación de los alimentos (I)

REFRIGERACIÓN DE LOS ALIMENTOS

La refrigeración  nos va a ayudar a mantener la calidad de los alimentos hasta el momento de ser consumidos. Debemos tener en cuenta que no todos los alimentos tienen la misma vida útil,  y  no podemos tenerlos en la nevera indefinidamente. La refrigeración es el tratamiento de conservación de alimentos más extendido y el más aplicado, tanto para uso doméstico como para el industrial. Su utilización presenta la gran ventaja de no producir alteraciones ni modificaciones en los alimentos. No suele modificar ni alterar las características propias del alimento. Gracias a esta técnica de conservación, la actividad de los microorganismos presentes en los alimentos, así como de las reacciones enzimáticas que sufren, se ve disminuida, de forma que no se estropean rápidamente.

Es importante que tengamos en consideración la cadena del frío, es decir, que no haya muchos cambios de temperatura, hablando de manera más coloquial, no podemos estar abriendo y cerrando todo el rato la nevera para que no haya variaciones.

¿QUÉ NO DEBERÍA FALTAR EN NUESTRA NEVERA?

  • Una amplia selección de verduras y frutas frescas.
  • Una sección de huevos, pescado, carnes y lácteos saludables.
  • Una sección de alimentos ya preparados (caseros) que se van consumir pronto.

 ¿CÓMO DEBERÍAMOS ORDENAR LOS ALIMENTOS EN LA NEVERA?

Una buena organización en la nevera te permite conservar los alimentos en buen estado más tiempo”.

  • Temperatura de la nevera ideal entre 0 y 5 grados.
  • Estante superior (8ºC): Es una de las zonas menos frías.
  • Centro (4-6ºC): en el centro de la nevera puedes colocar los lácteos frescos (quesos, yogures, etc.) y los embutidos.
  • Estante inferior (4 a 6ºC): Es lo zona más fría de la nevera.


¿Cuánto tiempo pueden durar los alimentos refrigerados?

Frutas y verduras frescas:

  • Depende del grado de maduración y su contenido en agua.
  • Pueden llegar a conservarse 7 días.
  • Platos a base de verduras como guisados, hasta 3-4 días.
¡ A MAYOR TIEMPO DE REFRIGERACIÓN MAYOR PÉRDIDA NUTRITIVA! 
 
Huevos:
  • Huevos frescos sin lavarlos ➨ 3 a 5 semanas
  • Yemas o claras sueltas ➨ 2 a 4 días.
  • Huevos cocidos ➨ 1 semana en la nevera.

Quesos:

Los quesos de mayo contenido acuoso o frescos necesitan nevera ➨ aproximadamente 20 días.

Carnes:

  • Carne picada ➨ 1 o 2 días.
  • La carne de res, cordero, cerdo, ternera u otra carne roja ➨ 3 ó 5 días.
  • Aves ➨ 1 ó 2 días.
  • Cocinada ➨ 3 días.

Pescados y mariscos:

Pueden contener todo tipo de parásitos y bacterias, por eso el frío es CLAVE en su conservación.

  • Pescados azules y blancos ➨ 1 ó 2 días, una vez cocido, el doble.
  • Mariscos ➨ 1 ó 2 días.
  • Pescado ahumado ➨ hasta 14 días.

 

¿Qué es la dieta blanda y cómo nos ayuda?

¿Qués es la dieta blanca y como nos ayuda?

Existen muchas personas que sufren de algún tipo de problema gastrointestinal y que ven necesario empezar con una dieta blanda. Todo el mundo conoce este tipo de dietas, sobre todo por la creencia popular de que en esta dieta los productos principales con el aquarius, arroz blanco y el jamón york.

El problema viene cuando una idea popular se empieza a pensar como buena. La dieta blanda es necesaria para cualquier persona que sufra de problemas de estómago, pero hay que contar con la ayuda de un nutricionista en Madrid para saber que alimentos podemos y debemos comer, que nos aporten el valor nutricional que necesitamos.

Cuándo empezar con una dieta blanda

La dieta blanda busca los tipos de alimentos que ayuden a proporcionar una protección gástrica y reducir el trabajo del sistema digestivo, para que pueda recuperar y recuperar la pérdida excesiva de líquido. No hay que confundir la dieta blanda, con una dieta de fácil masticación.

Alimentos a incluir y evitar en la dieta

Si lo queremos es una dieta que nos ayude a proteger el estómago, y reducir su trabajo, entonces hay que olvidar aquellos alimentos que tengan mucha fibra y cualquier versión integral que dan un mayor trabajo a nuestro estómago. Nada de verduras (solo puré), vegetales crudos y fruta, a excepción de plátanos maduros.

Si pasamos a la carne y el pescado, entonces solo cocinados a la plancha o al vapor. No añadir nada de salsas y con la menor grasa que podamos. Evitar las carnes rojas y pescados azules, ya que contienen una mayor cantidad de grasa y dificultan su digestión. Respecto a los lácteos, evitar la leche lo máximo posible y tomar mejor un yogur.

A la hora de beber tomaremos siempre agua, que complementaremos con algún caldo o infusión que nos permite rehidratar nuestro cuerpo. Evitar cafés, tés, refrescos y alcohol, sobre todo eliminar estos dos últimos de cualquier dieta.

El mito del aquarius y el jamón york

Como decíamos antes, las creencias populares erróneas pueden hacer que las personas piensen que están cuidado su alimentación cuando no es verdad. Con el ejemplo del jamón york, este alimento procesado tiene más de 50% de componentes que no son jamón, como azúcar, agua y otros aditivos. Es decir, el jamón york no nos ayuda en la dieta.

Respecto al Aquarius, se trata de una bebida que se asocia a hacer deporte (sobre todo por su marketing), pero ¿es verdad? Si miramos sus componentes, esta bebida no nos ayuda ya que carece el balance de hidratos y sodio indicados. Solo nos proporciona un exceso de azúcar. Si queréis un líquido rehidratante, el agua es tu mejor opción.

Estos dos alimentos no deberían formar parte de ninguna dieta, ya que no aporta nada saludable a nuestro cuerpo desde el punto de vista nutricional.

Recomendaciones a seguir

Como con cualquier tema relacionado con la nutrición, es necesario contar con la ayuda de un profesional en nuestra clínica para adelgazar en Madrid para que pueda revisar las particularidades de cada caso. Pero existen algunas recomendaciones generales que se pueden seguir sin problemas.

Una dieta blanda es algo puntual para ayudar a solucionar un problema gastrointestinal, así que no debe prologarse mucho en el tiempo. Si no se nota una mejoría, deberíamos acudir a un profesional para que nos asesore.