Alimentación en Nadadores de alto rendimiento.

La alimentación juega un papel muy importante en el rendimiento deportivo, este está directamente relacionado con la dieta ingerida por el nadador puesto que los alimentos, el agua y el oxígeno son los que nos van a dar energía a través de su metabolismo.
La dieta no es muy distinta a lo que sería una dieta equilibrada, sana y variada, en lo único que se difiere es en la necesidad de un aumento calórico de buena calidad. Se conseguiría aumentando la cantidad ingerida de cada bloque importante de la dieta, es decir, de proteínas, hidratos de carbono y grasas.
Antes de establecer un plan de alimentación para el nadador, debemos tener en cuenta distintos factores como son sus hábitos nutricionales, las calorías que toma, así como tener claros los objetivos de cara a la competición.

¿Qué nos puede aportar una correcta nutrición en deporte de alto rendimiento?
– Nos protegerá de posibles deficiencias nutricionales que influirían directamente en nuestro rendimiento físico.
– Reponer al organismo de posibles pérdidas de minerales durante el ejercicio así como reponer al músculo.
– Mantener un peso corporal adecuado para el ejercicio o competición que practicamos.
– Aumentar la masa muscular reduciendo el índice de grasa.
– Puede ayudar a prevenir posibles lesiones.

Es muy importante tener claro lo que nos van a aportar tanto los hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y minerales. La proteína es la que nos va a nutrir al músculo, los hidratos de carbono, sobre todo los de lenta absorción, nos van a ayudar a aumentar las reservas de glucógeno. Las vitaminas y minerales estarán presentes en todos los intercambios celulares.

Alimentación antes del entrenamiento o competición.
Es importante tener cuidado de que comer antes del entrenamiento o competición por si nos puede sentar mal. Por eso, a parte de las pautas que voy a dar, cada uno conocemos mejor que nadie nuestro cuerpo y puede que algo que a nosotros nos va bien, a otro no, así que eso siempre debemos tenerlo en cuenta.
– La comida debe hacerse por lo menos dos horas antes, escogiendo alimentos que sabemos que nos sientan bien y no nos van a dar lugar a malas digestiones o pesadez.
– Se deben incluir hidratos de carbono pero no crear una sobrecarga de estos, así como evitar alimentos con alto contenido en grasas.
– Se debe tener cuidado a la hora de ingerir fruta justo antes del entrenamiento o competición porque pueden dar lugar a lo que se entiende por “pájara”, subida rápida de azúcar en sangre con la consiguiente bajada.
– Muy importante la hidratación, hidratarse durante todo el día y muy importante durante la competición.

Zumba, aerolatino…¿Quién piensa que no puede ser una fiesta hacer ejercicio?

Todos somos conscientes que una dieta siempre debe ir acompañada de ejercicio. Muchos de nosotros lo tomamos, a veces, como una obligación y siempre retrasamos el momento de hacerlo. Puede que sea el ritmo de trabajo, la vida sedentaria, la falta de afición por cualquier tipo de deporte o simplemente que no encontramos el ejercicio que nos motive. Ahí está la clave, encontrar un tipo de ejercicio que nos guste, nos motive y nos anime y practicarlo siempre con la frecuencia que podamos mantener constante durante el tiempo.

Hoy me gustaría hablaros un poco de un ejercicio que ya está muy de moda y es la «Zumba». La zumba es de origen colombiano y realmente es un término que proviene del término «rumba». Es una disciplina de fitness que se caracteriza por mezclar ritmos latinos como pueden ser la samba, cumbia, merengue, salsa y reggaeton con rutinas aeróbicas. En este tipo de clase, bien hecha, se pueden llegar a quemar entre 800 y 900 kcal. Ayuda a mantener un cuerpo saludable y aumenta la flexibilidad así como a mantener un buen estado de ánimo.
Una clase de zumba es una sucesión de canciones que completan los 60 minutos que dura la sesión, se marcan pasos coreografiados que según avancen las sesiones se complican un poco y se sube la intensidad.
La zumba implica un entrenamiento cardiovascular moderado, ayuda a quemar grasa y mantener o bajar el peso corporal y es apto para todo tipo de públicos. Eso si, es cierto que requiere coordinación, pero aunque se tenga una buena coordinación se puede seguir la clase.

Desde que probé clase de aerolatino y zumba, me he vuelto adicta. Es cierto que tengo un profesor que hace muy divertidas las clases y que te hace que estes con una sonrisa siempre y salgas con muy buen humor de la clase aunque hayas tenido mal día. A mi, en particular, me encanta bailar y más si es baile latino y en estas clases he encontrado una actividad física que me motiva y que estoy deseando que llegue el día de clase para ir.

Ya sabéis, si os gusta el baile y queréis hacer un buen ejercicio, no lo dudéis, probar una clase de Zumba o de aerolatino, al grito de: » que se muevan las palmeras pero que no se caigan los cocos» empieza la clase, os dejo hasta el próximo post.

La moda del yogur helado (frozen yogurt).

¿Quién no ha escuchado hablar este verano del yogur helado? Fuese dónde fuese, en cada esquina encontraba una tienda de yogur helado, bajo distintas marcas pero todas vendían lo mismo «yogur helado».
Me ha sorprendido mucho el revuelo que se ha formado entorno a sí es sano o no lo es y, a su vez, si tiene menos calorías que un helado normal.
Según la OCU ( Organización de Consumidores y Usuarios), estos productos son helados de yogur y no yogur como tal y que a su vez contienen mas grasas y azúcares que un helado normal.
No es sólo esa la diferencia con un yogur normal, sino la cantidad de bacterias lácticas que tienen es muy inferior a las que tiene un yogur normal así como la cantidad de azúcares que contienen es mayor.
Desde mi punto de vista, que vendan un mismo producto con distinto nombre, es una estrategia de marketing y un juego de palabras para el consumidor.
Si nosotros llegamos a una tienda de helados o a las yogurterías que se han puesto de moda, y tenemos que elegir, muchos tenderíamos a elegir, pensando que es mucho más sano y seguramente que engorde menos, el yogur helado que el helado de yogur. Y ahí está nuestra falta de información y con lo que muchas veces las industrias alimentarias juegan. ¿ No deberían dar más información al consumidor?
Al yogur helado le podemos añadir «toppings» de todos los tipos, desde frutos secos, chocolate, fruta, una variedad muy amplia que a la vez se puede mezclar entre sí. Aquí también se puede marcar la diferencia respecto a los helados y también puede marcar la diferencia respecto a las calorías. Pero sin salirme del tema que nos atañe, ¿cuál de los dos productos, yogur helado o helado de yogur, es más sano?
Dentro del yogur helado, debemos diferenciar dos, el que nos venden en los supermecados y el de las yogurterías. El yogur helado de las yogurterías tiene menos calorías y conservantes que el que se vende en los supermercados, pero a su vez se vende en mayor cantidad.
Si comparamos el yogur helado, que al final no deja de ser un helado de yogur, con un yogur normal, este contiene más calorías, más grasa y menos bacterias lácticas. De forma que si lo compramos porque lo estamos comparando con las propiedades nutritivas del yogur y porque pensamos que engorda menos, nos estamos equivocando de pleno.
Si comparamos al yogur helado con un helado, las cantidades de azúcar y grasas no difieren mucho, pero si lo comparamos con un yogur, son casi el doble.