Trastornos alimentarios

Casi siempre, cuando escuchamos las palabras “trastornos alimentarios” rápidamente pensamos en personas con problemas de anorexia, pero aquí también hay que englobar la bulimia e incluso la obesidad.

Los trastornos alimentarios son muy complejos y difíciles de erradicar, por eso es muy importante trabajar para prevenirlos. Por ello es importante que recibas una educación adecuada en materia de nutrición por parte de los padres.

En la actualidad estos trastornos son cada vez más frecuentes, llegando incluso en la etapa infantil. No solo van a conllevar problemas para las personas que la padecen, si no también a los familiares de quién los sufre.

Es muy importante no ponerse una venda en los ojos  y enfrentarse al problema.

Para unos padres a veces es muy duro ver lo que está pasando e incluso en los primeros momentos de la enfermedad las personas que lo padecen saben disimular muy bien. En el caso de la anorexia, se caracteriza por la pérdida del apetito,  una perdida rápida de peso mediante la restricción de la ingesta de alimentos, sobre todo los que tienen mayor valor calórico y está asociada a consumos de laxantes o diuréticos. Debemos diferenciar  la anorexia nerviosa de la ingestión baja en alimentos, ya que no resulta tan peligrosa para la salud siempre que sea variada.

Las personas que sufren anorexia tienen una visión distorsionada de su cuerpo y consiguen la pérdida de peso mediante la disminución total  de la ingesta.

La bulimia por el contrario viene causada por la anorexia y por una preocupación excesiva por el peso corporal y ejercicio físico. Se caracteriza por la ingesta elevada de alimentos, “atracón” y su posterior purga.

Para la recuperación de una persona que sufre trastorno alimentario es clave el entorno familiar. La recuperación es una lucha constante, es una guerra fría entre saber que tiene un problema y afrontarlo. Alguien me dijo uno vez: “Es una lucha conmigo misma, con mi cabeza. Yo quiero salir de esto pero a la vez mi cabeza me arrastra”

Muchas de las personas que han sufrido esa enfermedad se han curado gracias a los médicos, a su fuerza mental y a su entorno familiar.

Si alguien del entorno nota algo raro, no debe dudar en pedir ayuda o hablar con el enfermo. Tal vez en un primer momento se enfade, deje de hablar, pero a la larga eso puede salvarle de un final dramático.

La cerveza y la salud

¿Cuantos de nosotros disfrutamos tomándonos una cerveza
fresquita? Da igual si es verano o invierno, si estamos en casa o en una
terraza, solos o acompañados. Muchas veces disfrutamos sin pensar en que igual
nos esta aportando distintas cualidades que igual no percibimos o que ni
siquiera sabemos que tiene.

La cerveza tiene cualidades como facilitar la digestión,
estimular el apetito o promover la secreción de jugos gástricos.

El profesor  y Doctor
Anton Piendl, del instituto de la
Tecnología de la
Cerveza y microbiología de la Universidad Técnica
de Munich-Weihenstefan, destaca los componentes positivos de la cerveza para la
salud.

 

–   Lúpulo: La cerveza es la única que contiene lúpulo que
es un sedante suave y proporciona un amargor estimulante del apetito.

–  Malta: Le proporciona a la cerveza los hidratos de
carbono, minerales, ácidos orgánicos y vitaminas importantes para la vida.

–  Agua: es el mayor y más importante componente de la
cerveza con unos 92 g/100g. El poder refrescante de la cerveza proviene de su
contenido en agua y los minerales que contiene.

– Compuestos proteicos: realmente es pobre en proteínas
pero si que contiene todos los aminoácidos esenciales y muchos no esenciales.

–  Minerales y elementos traza: La cerveza contiene mas de
30 minerales entre los elementos traza, la mayoría de estos de originan en la
cebada malteada. Al ser rica en potasio y baja en
sodio es diurética.

–  La cerveza contiene todas las vitaminas del grupo B,
además de las vitaminas A,D y E.

–  Polifenoles:
contiene alto contenido en ellos y estos polifenoles tienen poder antioxidante
y son efectivos contra las enfermedades circulatorias y el cáncer.

 

Ojo, todas estas cualidades solo son efectivas cuando el
consumo de cerveza es moderado. Pero ahora cuando nos tomemos una caña
fresquita sabremos las propiedades que tiene y los beneficios que puede
conllevar.

Y así empezó todo……

Cuando era pequeña soñaba con ser profesora, parecerme a “Madame
Dolores”, una de las profesoras más divertidas que he tenido nunca y a la que
me pasé toda mi infancia imitando con mis muñecos. A medida que me iba haciendo
mayor, esa idea de ser profesora iba quedando en el olvido dando paso a querer
ser veterinaria porque me intrigaba operar el estómago de una vaca. Pero lo que
me llevó hasta este punto en el que me encuentro hoy fueron mis múltiples
fracturas y lesiones de huesos.  Me
pasaba más tiempo en la
Fraternidad y con escayolas que sin ellas, con deciros que he
hecho mas exámenes teóricos de gimnasia que prácticos ya os hacéis una idea. Había,
más bien creía, que ya sabía cuál era mi vocación: ¡quería estudiar
fisioterapia! Lo tenía claro, poder ayudar a personas con lesiones, ver como
podían ir mejorando. Ya tenía toda mi idea en la cabeza pero aún me faltaba el
paso más grande, superar COU de ciencias cuando yo era carne de cañón de “letras”.
Tras un año horrible de nervios, primeros “cates” y mi madre diciéndome que me
cambiara a letras, saque COU en junio y selectividad pero mi media no fue tan
alta como pedían y en ICADE no me cogieron y en el CEU lo pedí muy tarde. Me
ofrecieron hacer un año de Nutrición Humana y dietética  y cambiarme.

Al principio no me convencía mucho. Me preguntaba ¿como
estoy estudiando esto cuando toda la vida me ha tocado ir a médicos para
adelgazar?  Pero después me enganchó, me
gusto y acabé haciendo también Ciencia y tecnología de los alimentos, como decía
mi abuelo, para dedicarme a los “piensos compuestos” de los animales.

Poco antes de examinarme del último examen de la carrera fui
a la famosa “dieta del bocadillo” y me ofrecieron quedarme a trabajar con ellas
e incorporarme en cuanto hubiese aprobado. Y así fue, aprobé y empecé a
trabajar. Me fui dando cuenta que lo que antes me asustaba, el haber estado yo
en la silla del paciente tantas veces, era la clave para conectar con todas y
cada una de las personas que se sentaban en frente a que yo les pusiera a
dieta. Me encontraba de todo, gente con la que conectaba a las mil maravillas
como es la primera chica a la que atendí y que resulto ser alguien conocido lo
cuál hizo que todo fuera mas fácil. Y gente con la que costaba más, pero al
final conectábamos.

Estuve 6 años allí, los 3 primeros fueron los mejores, pero
los 3 últimos no. Yo notaba que quería más, no quería conformarme donde estaba,
quería poder desarrollar por mi misma todos los conocimientos, teóricos como
por experiencia personal, y ahí no podía, trabajaba a la sombra de otra persona
a la cuál agradezco enormemente la oportunidad que me dio.

Durante esos 3 años, todos los lunes, mi amiga Manuela me decía:
“Leti, tu puedes”, mi prima y amiga María me animaba para que no me conformara,
sino estaba contenta, pues que buscara la forma de estarlo abriendo horizontes,
Fátima siendo mi paño de lágrimas en plenos nervios y animándome a que diera el
paso. Mi hermana no paraba de animarme, de buscar ideas y mi padre, que decir,
casi montamos un “Naturhouse” con tal de no oírme quejarme todo el santo día. Hasta
que la idea de montarme algo por mi cuenta tomó mas fuerza en mi cabeza. Primero
lo iba a hacer acompañada pero después decidí iniciar la aventura yo sola. Y
gracias a muchos amigos, familia, pacientes satisfechos e innumerables personas
que os habéis cruzado por mi camino el 29 de agosto de 2010 abrió sus puertas
la “Consulta de Nutrición Leticia Garnica” con un cuadro espectacular que me
regalaron mi hermano y mi cuñada Cayetana para recibir a cada persona que llegase.
Recuerdo que ese día estaba como un auténtico flan, solo lloraba y no sabía
porque, incluso cuando Emma y Pedro vinieron a brindar para celebrarlo.

Y aquí estoy, después de 1 año y 7 meses, sentada en la mesa
de mi despacho, despacho que escucha todas nuestras historias porque, no sé
realmente quién ayuda a quién, si yo a las personas que vienen, o las personas
que vienen a mí.

Con esto solo quiero daros a todos las gracias, gracias por
confiar en mí, gracias por hacer que mi trabajo realmente me encanté y gracias
a todos los que me apoyasteis e incluso empujasteis a que diera el salto porque
sin vosotros esto no sería posible.

 

“Uno no sabe de lo
que es capaz hasta que lo intenta”

Beneficios del vino tinto

Pío Baroja dijo:  «Viva el buen vino que es el gran camarada para el camino”

Una copa de vino al día puede retrasar el envejecimiento y cuidar el corazón.  Distintos estudios científicos han demostrado que existe una estrecha relación entre el consumo moderado de vino y las enfermedades cardiovasculares.

También esta lo que comúnmente se llama “la paradoja francesa”, esto se refiere a que la mortalidad por enfermedades coronarias es la mitad en Francia que en EEUU, consumiendo una cantidad parecida de  colesterol y grasas saturadas, pero siendo mayor el consumo de vino tinto en la población francesa.

Esto se debe a que el vino tiene compuestos con alta actividad antioxidante  como son los  taninos, estos son sustancias no alcohólicas del vino que proceden de la maduración de los hollejos y la crianza en madera. Pero lo importante es que se descubrió que el pellejo de las uvas contiene un alto ranco de compuestos fenólicos y flavonoides que ayudan a inhibir el colesterol malo, que una vez oxidado pasaría a producir una placa de ateroma en las arterias.

Beneficios del vino:

–  Acción antiespasmódica

–  Aumento de la secreción biliar

–  Acción antibacteriana

–  Fortalece el colágeno y la elastina de las arterias

–  Contiene minerales y oligoelementos como el magnesio, calcio y potasio

– Puede ayudar en anemia ya que contiene hierro

Estos beneficios solo se le atribuyen cuando la ingesta es de 1 ó 2 copas de vino al día, ya que un consumo elevado de alcohol puede darlugar a enfermedades graves como son las enfermedades hepáticas.

José Ortega y Gasset: «El vino da brillo a las campiñas, exalta los corazones, enciende las pupilas y enseña a los pies la danza”.