• Click for details

    Todos tenemos clara la importancia que tiene la alimentación en nuestro sistema inmune. Desde el alimento que entra en la boca, y la forma en la que lo masticamos, influye en nuestro sistema inmune.
    Aclaro esto porque, muchas veces, comemos deprisa, delante del ordenador, sin prestar atención a lo que comemos ni cómo lo comemos. La digestión empieza en la boca, si no masticamos lo suficiente, los alimentos pasan sin que las enzimas de la saliva hayan hecho del todo su trabajo, y esto da lugar a que tengamos gases, malas digestiones, dolores abdominales, desequilibrio en nuestra microbiota, y un largo etcétera que os contaré en otra entrada al blog.

    Hoy me quiero centrar en el papel que tiene la granada frente a la prevención de distintas enfermedades, entre ellas, el cáncer.
    Esta fruta tiene un alto contenido en agua, muy bajo contenido calórico,lo que le hace aliado en los planes de adelgazamiento, destaca su contenido en vitamina C, polifenoles y ácido fólico. No debemos olvidarnos de su contenido en potasio y propiedades antioxidantes debido a su contenido en flavonoides y polifenoles, destacando las antocianinas.
    Su alto contenido en polifenoles podría tener efectos antitumorales.
    Diversos estudios han demostrado el papel de la granada en la antiproliferación de los tumores (evita la proliferación de las células cancerosas), como pro-apoptosis (muerte provocada por el mismo organismo).

    Recientemente, Koyama et al han demostrado en células de cáncer de próstata que el zumo de granada induce apoptosis a través de inhibición del IGF25. Estos resultados sugieren que el consumo de granada puede retardar el crecimiento del cáncer de próstata lo que podría prolongar, y mejorar la calidad de la vida de los pacientes.

    En el cáncer de mama, distintos estudios, como el realizado por Kim et al28 en el que demostraron in vitro que el zumo de granada y el fermentado inhibían la síntesis de estrógenos y la actividad de la aromatasa entre 60 y 80%.

    En el cáncer de colón se vio que el aceite de semillas de granada mostraba una supresión de la carcinogénesis colónica y que todos los componentes de la granada disminuían la multiplicación de las células cancerígenas.

    Tanto en el cáncer de pulmón como en el de piel, los estudios demostraron la reducción de un 60% de los tumores de pulmón, el tratamiento con extracto de granada provoca una disminución de la viabilidad de células del cáncer y afecta a las células de epitelio bronquial normal. En otro estudio, se demostró que el extracto reducía el número de tumores desarrollados en ratones al igual que en el cáncer de piel.

    Por tanto, dados los resultados de las investigaciones que se están realizando, la granada será un aliado clave en nuestra dieta y nos ayudará a prevenir, en cierta medida, ciertas enfermedades como en la que nos hemos centrado en esta entrada.
    Os dejaremos recetas apetecibles y saludables, que contengan esta fruta.

    Recordad que #loquecomashoytesalvaramañana.

    Top
Arriba

Comentarios

No hay ningun comentario.

Top

Déjanos tu opinión ...

Gravatar