¿Qué es la dieta blanda y cómo nos ayuda?

¿Qués es la dieta blanca y como nos ayuda?

Existen muchas personas que sufren de algún tipo de problema gastrointestinal y que ven necesario empezar con una dieta blanda. Todo el mundo conoce este tipo de dietas, sobre todo por la creencia popular de que en esta dieta los productos principales con el aquarius, arroz blanco y el jamón york.

El problema viene cuando una idea popular se empieza a pensar como buena. La dieta blanda es necesaria para cualquier persona que sufra de problemas de estómago, pero hay que contar con la ayuda de un nutricionista en Madrid para saber que alimentos podemos y debemos comer, que nos aporten el valor nutricional que necesitamos.

Cuándo empezar con una dieta blanda

La dieta blanda busca los tipos de alimentos que ayuden a proporcionar una protección gástrica y reducir el trabajo del sistema digestivo, para que pueda recuperar y recuperar la pérdida excesiva de líquido. No hay que confundir la dieta blanda, con una dieta de fácil masticación.

Alimentos a incluir y evitar en la dieta

Si lo queremos es una dieta que nos ayude a proteger el estómago, y reducir su trabajo, entonces hay que olvidar aquellos alimentos que tengan mucha fibra y cualquier versión integral que dan un mayor trabajo a nuestro estómago. Nada de verduras (solo puré), vegetales crudos y fruta, a excepción de plátanos maduros.

Si pasamos a la carne y el pescado, entonces solo cocinados a la plancha o al vapor. No añadir nada de salsas y con la menor grasa que podamos. Evitar las carnes rojas y pescados azules, ya que contienen una mayor cantidad de grasa y dificultan su digestión. Respecto a los lácteos, evitar la leche lo máximo posible y tomar mejor un yogur.

A la hora de beber tomaremos siempre agua, que complementaremos con algún caldo o infusión que nos permite rehidratar nuestro cuerpo. Evitar cafés, tés, refrescos y alcohol, sobre todo eliminar estos dos últimos de cualquier dieta.

El mito del aquarius y el jamón york

Como decíamos antes, las creencias populares erróneas pueden hacer que las personas piensen que están cuidado su alimentación cuando no es verdad. Con el ejemplo del jamón york, este alimento procesado tiene más de 50% de componentes que no son jamón, como azúcar, agua y otros aditivos. Es decir, el jamón york no nos ayuda en la dieta.

Respecto al Aquarius, se trata de una bebida que se asocia a hacer deporte (sobre todo por su marketing), pero ¿es verdad? Si miramos sus componentes, esta bebida no nos ayuda ya que carece el balance de hidratos y sodio indicados. Solo nos proporciona un exceso de azúcar. Si queréis un líquido rehidratante, el agua es tu mejor opción.

Estos dos alimentos no deberían formar parte de ninguna dieta, ya que no aporta nada saludable a nuestro cuerpo desde el punto de vista nutricional.

Recomendaciones a seguir

Como con cualquier tema relacionado con la nutrición, es necesario contar con la ayuda de un profesional en nuestra clínica para adelgazar en Madrid para que pueda revisar las particularidades de cada caso. Pero existen algunas recomendaciones generales que se pueden seguir sin problemas.

Una dieta blanda es algo puntual para ayudar a solucionar un problema gastrointestinal, así que no debe prologarse mucho en el tiempo. Si no se nota una mejoría, deberíamos acudir a un profesional para que nos asesore.

Claves para comer sano cada día

En la actualidad es difícil mantener una dieta sana y completa, pero en Dietista y Nutricionista contamos con una nutricionista en Madrid para darte unos pequeños consejos nutritivos que sirven para todo tipo de rutinas, ya hagas ejercicio a diario o solo tengas un poco de tiempo al día, estas claves para comer sano cada día te ayudaran.

Para gozar de una buena salud hay que tener en cuenta 2 factores muy importantes: ejercicio y alimentación. El cuerpo necesita una dieta sana para que pueda desarrollarse de forma correcta, pero las rutinas del día a día, el trabajo y la facilidad para conseguir comida basura, hacen que sea difícil comer sano.

Si sabes como hacer recetas saludables y cocinar alimentos nutritivos, cualquier persona puede comer sano enseguida. Nuestra dietista y nutricionista en Madrid te ayudará a llevar una alimentación saludable en tu casa.

No hay tomar aceites hidrogenados y aditivos

La primera regla es que siempre hay que consumir alimentos frescos. Cuando vayas al supermercado u quieras adquirir alimentos en conserva hay que tener en cuenta que no tenga los aditivos E (E-102, E-104, E-122, E12 … ) que se encuentran en forma de conservantes y colorantes,

Comer frutas diariamente

Si quieres una vida saludable, la fruta de formar parte indispensable de tu alimentación. La fruta aporta energía y vitaminas sin ningún efecto negativo. Son ideales para una dieta equilibrada y que comerlas todos los días.

Cuidado con los alimentos lentos

Este tipo de alimentos forman parte de una dieta equilibrada, pero su consumo dependen de la actividad y ejercicio que se haya hecho ese día ya que tu cuerpo los absorbe lentamente debido a la cantidad de azúcares y grasas naturales que poseen.

Por ejemplo, la pasta, los huevos, el trigo, pescados o carnes forman parte de este tipo de alimentos. Son alimentos que contienen hidratos de carbono y proteínas animales, y hay que tomarlos con moderación.

No bebidas azucaradas

Si quieres mantener una dieta saludable, hay que vigilar la bebidas que se toman, ya que la mayoría de bebidas y alcohol cuentan con una gran cantidad de azúcares añadidos que son malos para la salud y no aportan nada de valor nutritivo.

Buscar alternativas saludables

Modificar una dieta es complicado, ya que tiene problemas como la falta de energía y pasar hambre, pero es necesario si queremos cuidar de nuestra salud. Por ello, hay que buscar alimentos que sustituyan a los que no sean tan saludables. Por ejemplo, podemos sustituir la carne por atún, huevos o proteínas vegetales.

Si quieres empezar a comer sano en Dietista y Nutricionista ye ayudamos a establecer la dieta más adecuada a ti. Confía en nuestro equipo de profesionales, ya quieras bajar de peso o hagas deporte y necesites un dietista deportivo en Madrid.

Diferencia entre perder peso y perder grasa

Este tema es interesante y es algo que explico cada vez que un paciente se sube a la báscula.
Para saber si estamos perdiendo bien y la dieta tiene un efecto satisfactorio tenemos distintas medidas que nos ayudarán entre las que están: la medida del volúmen (medimos con el metro), los pliegues, el peso.

De los que menos me preocupen, aunque sea una paradoja, es el peso. El peso lo forman: los huesos, líquido, músculo, órganos, grasa, etc. De todo, lo que menos «pesa» es la grasa que a su vez, es lo que más abulta.
Cuando tenemos una bajada muy rápida de peso, probablemente estemos perdiendo agua, masa muscular y menos grasa. «Si te saltas comidas, no haces dieta equilibrada y no respetas las 5 comidas, perderás más líquido y masa muscular que masa grasa».

Cuando por el contrario haces una dieta equilibrada establecida por un nutricionista en Madrid, baja en grasa, respetando las 5 comidas, incluyendo tanto hidratos de carbono como proteína, perderás sobretodo volumen y nuestro indicador será la ropa. La grasa abulta más de lo que pesa.

¿Con qué tipo de dietas tenemos más pérdida de masa muscular y más efecto rebote?

Dietas restrictivas

. Organismo se pone en modo ahorro
. Baja el metabolismo basal
. Se engordan más kilos que los perdidos
. Se usa masa muscular para obtención de energía protegiendo la grasa
Diferencia entre perder peso y perder grasa

¿ Cómo conseguiremos un efecto duradero?

. Estableciendo unos correctos hábitos de vida
. Dietas bajas en grasa pero equilibradas
. Se protege el músculo gracias al consumo equilibrado de proteínas.
. Se acelera el metabolismo basal con las dietas bajas en grasa pero no restrictivas.

Las dietas restrictivas tienen como consecuencia:

. Mayor perdida de músculo que grasa
. Menos fuerza
. Musculatura débil
. Suele ocurrir sobre todo con dietas “milagro”

Dietas bajas en grasa

Las dietas bajas en grasa:
. Correcta pérdida de grasa sin pérdida de músculo
. Mayor energía y fuerza para actividad deportiva.
. Correcto funcionamiento del organismo.

Ya sabes la diferencia entre perder peso y perder grasa, ahora solo queda que contactes nuestras clínicas para adelgazar en Madrid y empezar con tu dieta baja en grasa. ¡Descubre la mejor dieta para bajar de peso!

Chucherías, ¿son buenas para los niños?

El mundo de las “chuches” es siempre motivo de discusión entre padres e hijos. ¿Dónde debemos poner el límite? ¿ Debemos prohibirlas tajantemente? ¿Usarlas como premio o castigo? Descubre los pensamientos sobre este tema de un nutricionista en Madrid.

Sobre este tema podemos estar horas y horas debatiendo y formulando preguntas, pero seamos realistas, son los propios padres o abuelos los que introducen al niño en el mundo de las gominolas, o porque negarlo, la propia sociedad. Cuantos de vuestros hijos, sobrinos no van al parque o están en el jardín y aparecen con unos gusanitos o unas “chuches” que les ha dado otro niño, o incluso nosotros mismos. No es fácil decir “no”, sobre todo cuando la mayoría de los niños de su alrededor tienen una chuchería en la mano. No es tanto el prohibirlas, pues las tienen a mano, pero si marcarles unos límites.

Las “chuches” están hechas a base de azúcares sencillos junto con otros ingredientes como son los saborizantes, colorantes, gelificantes y aditivos acidulante, espesantes o potenciadores del sabor. Son productos con un alto contenido calórico, que lo que aportan son kilocalorías vacías, es decir que no tienen nutrientes. Para hacernos una idea, 100 gr de chucherías aportan unas 360 calorías. Un consumo elevado de este tipo de sustancias puede contribuir en que aparezcan alteraciones del metabolismo del azúcar y contribuir a la obesidad infantil. Y aquí podemos puntualizar que tampoco es mejor darles las golosinas sin azúcar pues llevan sorbitol que en altas cantidades pueden tener un efecto laxante y pueden producir gases.

Cuanto más tarde hagan su aparición en la vida del niño, mejor, siempre intentar evitar su consumo antes de los 3 años, puesto que es más fácil que se atraganten.

azucares

Consejos para un consumo saludable de chucherías.

  1. Una buena forma de limitar el consumo es pactar el número de chucherías que puede tomar a la semana dejando claro que puede ser un día a la semana, una ocasión especial como puede ser un cumpleaños. Y una vez alcanzado el número pactado, que sepan que no hay más.
  2. Evitar el picoteo continúo, los niños deben respetar las horas de las comidas, adaptarse a una rutina y unos horarios.
  3. Intentar intercalar las chuches con frutos secos (estos últimos cuando el niño haya cumplido mínimo 3 años.

No debemos olvidar que los niños son niños, y que limitando el consumo, si pueden tomar de vez en cuando chuches intentando elegir las más sanas. Solicita los servicios de un nutricionista para niños en Madrid y mantener su salud.

Gelatina

Beneficios de la fruta en el deporte

Desde que somos pequeños nos han intentado establecer el hábito de comer fruta. Lo recomendable sería comer de 2 a 4 frutas, en condiciones normales, al día.

Seguramente habrá muchos que se pasen en ese número y otros que no lleguen ni en una semana a alcanzar esa cantidad. Es peor no llegar que pasarse, pero ojo, como siempre, los excesos no son buenos, si quedándonos cortos podemos tener alguna carencia alimenticia, si nos pasamos podemos tener un exceso de fibra y de azúcares que pueden darnos malestar.

La fruta es un grupo de alimentos esencial en nuestra dieta puesto que influye en nuestra salud gracias a su contenido en vitaminas, minerales, fibra y sustancias antioxidantes (vitamina C, flavonoides, beta- carotenos, vitamina E, licopeno, entre otras). Junto con las verduras son casi la única fuente de vitamina C.

Las frutas tienen un papel importante en nuestra alimentación debido a sus propiedades nutritivas entre las que se encuentran:

–          Alto contenido en agua: gracias a esto ayuda a la eliminación de toxinas y a la hidratación de organismo

–          Son fuente casi exclusiva de vitamina C: sobretodo fresas, kiwi, cítricos, etc.

–          Alto contenido en fibra: ayuda a regular nuestro intestino y a evitar el estreñimiento.

–          Contiene antioxidantes naturales.

La fruta se puede clasificar, entre otras formas, por el índice glucémico. El índice glucémico es el tiempo que tarde el organismo en descomponer los azúcares de un determinado alimento, en glucosa y pasar a la sangre para luego ser usado como fuente de energía. La velocidad a la que se digieren los distintos componentes de los alimentos está relacionado con la cantidad de fibra y la composición del resto de los alimentos presentes en el estómago.

Dentro de las frutas tenemos aquellas que tienen un índice glucémico alto, cuya glucosa se asimilaría de manera rápida, y las de índice glucémico bajo, cuya glucosa tarda más en asimilarse y en llegar al torrente sanguíneo.

Es importante tener  claro cuándo debemos tomar fruta de alto índice glucémico y cuándo la de bajo índice glucémico a la hora de hacer ejercicio de alta intensidad.

En entrenamientos, lo mejor son las frutas de índice glucémico bajo puesto que sus azúcares son de lenta absorción y dan energía de forma más continuada y por un periodo de tiempo más largo. Dentro de este grupo tenemos las manzanas, las fresas, las uvas, las cerezas, las peras, pomelo, piña.

Una vez acabado el entrenamiento, para recuperar, lo bueno son las frutas de índice glucémico alto, nuestro organismo va a asimilar esos azúcares de forma rápida, teniendo un aporte de azúcar en sangre rápido que nos dará energía que será usada en el momento. Dentro de estas frutas están la naranja, plátano, mango, melón, sandía.

Ahora que llega el verano y estamos mucho más expuestos al sol, para evitar el envejecimiento celular y poder ayudar a nuestro organismo a luchar contra él, la fruta va a ser un gran comodín, gracias a, como hemos hablado antes, los antioxidantes que contiene.

Eso es importante en todos los tipos de ejercicios y deportes, pero en verano es aún mas beneficioso en los que se realizan al aire libre.

EL AZÚCAR Y EL CORREDOR (II)

dietas deportivas

De un tiempo a esta parte se habla mucho sobre el riesgo para la salud que puede ser consumir una elevada cantidad de azúcar en la dieta, tanto para un corredor como para una persona que no lo es.

En términos de nutrición hay que coger todo con pinzas puesto que en este campo no hay “verdad absoluta sino muchas verdades relativas” y si nos volvemos drásticos, prácticamente no comeríamos nada.

Se han realizado distintos estudios en los que se habla del riesgo de consumir una alta cantidad de azúcar en la dieta, pero cuando hablamos de azúcar, hablamos de sacarosa (glucosa + fructosa) que se añade a distintos para endulzarlos y como azúcar de mesa. Un estudio publicado en American Journal of Clinic Nutrition, «Dietary sugars and cardiometabolic risk: systematic review and meta-analyses of randomized controlled trials of the effects on blood pressure and lipids» concluyeron que el abuso de productos azucarados, entre ellos bebidas azucaradas, influía negativamente en los indicadores de riesgo cardiovascular como son los Triglicéridos, colesterol y presión arterial. Esto se debe a que el exceso de azúcar que el cuerpo no usa como energía lo guarda en forma de reserva grasa en el organismo.

Así mismo, en otro estudio publicado por The Journal of Nutrition, se recalcó el aumento del riesgo de padecer diabetes tipo 2 puesto que un exceso de consumo de azúcar está relacionado con resistencia a la insulina.

Si por el contrario hacemos un uso equilibrado de los hidratos de carbono sabiendo cuál va a ser la respuesta de nuestro organismo hacia ellos, no tendríamos problema.

Índice glucémico de los alimentos.

Como hemos hablado antes, la glucosa es un hidrato de carbono sencillo que se puede obtener de distintas formas puesto que el producto final del metabolismo de los hidratos de carbono va a ser ella.

La glucosa nos va a dar una energía rápida cuando realizamos ejercicio, si los hidratos de carbono que ingerimos son de rápida absorción, tendremos esa glucosa de forma muy rápida en el torrente sanguíneo.

El índice glucémico nos va a indicar la respuesta glucémica que tiene nuestro organismo frente a ese alimento que estamos ingiriendo. Es decir, el tiempo que tarda en llegar glucosa a la sangre una vez hemos ingerido ese alimento.

El corredor necesita energía, necesita hidratos de carbono en su alimentación porque le van a ayudar a tener sus reservar de glucógeno en nivel adecuado y van a favorecer el trabajo del músculo evitando que la fatiga aparezca de forma temprana.

Si nosotros vamos a salir a correr o entrenar pero poco tiempo, una hora más o menos, debemos tomar antes de entrenar alimentos de índice glucémico alto, como son los melocotones, los kiwis, el melón, albaricoques. Acompañando de algo de pavo o jamón york, incluso algún fruto seco.

Si por el contrario nos enfrentamos a una carrera o entrenamiento largo debemos ingerir alimentos con bajo índice glucémico como son la pasta, el arroz, lácteos, patata, pan integral, pan blanco. Y eso lo podemos combinar con proteína baja en grasa.

azucares

¿Debe consumir un corredor azúcar?

El azúcar de mesa, el azúcar de los dulces, no es esencial en la dieta del corredor. Lo que sí son esenciales son hidratos de carbono, incluyendo los monosacáridos como la glucosa y fructosa, los disacáridos como la sacarosa o los oligosacáridos como los almidones. Todos ellos al metabolizarse nos van a aportar glucosa que es la que alimenta, entre otros, a nuestro cerebro. Y aunque el azúcar de los dulces, el de mesa, no dejan de ser hidratos de carbono, es mejor tomarlos en momentos determinados.

¿Cuándo? Cuando estamos en una carrera, podemos tomar geles o “gominolas” que nos aportan el azúcar sencillo de forma rápida cuando notamos que nuestras fuerzas flaquean un poco. Pero no debemos olvidar que en las carreras, en lo avituallamientos, hay una variedad de alimentos entre los que pueden encontrarse fruta como el plátano, frutos secos, geles y geles. Todos ellos nos aportan glucosa de forma rápida sin tener que recurrir al azúcar común.

 

¿Qué alimentos consumir después de una carrera ricos en hidratos de carbono?

Después de una carrera es necesario reponer los depósitos de glucógeno gracias a la ingesta de hidratos de carbono” (azúcares, incorrectamente llamados).

Nada más terminar la carrera es conveniente ingerir pasta, arroz, zumos de frutas, fruta en sí, miel (yogur con miel, barritas con miel), tostada con pavo o j york o incluso con miel o mermelada, queso o productos lácteos.

Así mismo, aunque no hay que abusar puesto que todo exceso es malo, puedes permitirte la licencia de tomar dulces, pero sabiendo que puedes reponer de otra forma las reservas de glucógeno.

Nutrición infantil. Momento de la comida, ¿cómo conseguir que la comida no sea una lucha?

Cuando los niños comienzan a introducir los alimentos sólidos, en muchas cDe enanaasas empiezan las luchas entre padres e hijos. Cuando aún son bebés y no tienen del todo autonomía, los padres siguen teniendo el «control» de la comida a pesar de cierto rechazo o reticencia  a la hora de ir introduciendo los alimentos. Muchas veces la fruta es el momento más temido de los padres.

A medida que los niños se van haciendo mayores, se vuelven más independientes respecto a la comida, quieren ser los que cojen el cubierto,  se vuelven mucho más selectivos o maniáticos con las comidas, les cuesta pasar mucho tiempo sentado en la mesa, entre otras cosas.

Estas circunstancias hacen que los padres dienten que  pierden el control de la situación, que si el niño no come, tarda mucho en comer, se distrae con facilidad, los padres tratan de que el niño coma sin que tarde mucho tiempo, intentando que coma más cantidad, etc, llegando a perder los nervios y consiguiendo, en algunas ocasiones, que los niños generen un rechazo al momento de sentarse en la mesa. Si la comida se convierte en un momento de regañina, discusión, situaciones tensas, lo único que se consigue es que el niño tome la hora de la comida como un momento agresivo y comerá aún menos.

Cuando el momento de la comida se convierte en un tira y afloja de padres e hijos,  muchas veces los padres terminan perdiendo. Desde luego creo que el hecho de que  un niño coma mal es algo desesperante y, aunque cueste mucho porque nos llevan al límite, se debe tratar de guardar la calma.

aprendeacomerLo primero que debemos pensar es que ningún niño como la misma cantidad que otro,  hay niños que se llenan con más rapidez que otros. Los niños tienen sus propios gustos, pero hay que tratar de que coman de todo sin que eso se use como castigo. Si hay ciertos alimentos que no les gustan, se puede tratar de camuflar un poco, y no me refiero a camuflar con salsas prefabricadas, sino poniéndo otro ingrediente que si le guste y camufle el que no.

Trucos para que coman de todo.

Por ejemplo, el pescado es uno de los alimentos que más disgusta, en general, a la mayoría de los niños ya sea por su sabor, textura u olor. Un truco para hacerlo más apetecible puede ser acompañarlo con patatas, tratar de que el pescado en el plato sea hasta divertido, se puede poner algo de zanahoria y algo verde para que tenga una forma y color atractivos. Incluso se pude hacer una salsa con la zanahoria que es dulce y camuflar el sabor.

Si la verdura cocida no le gusta, trata de dársela en puré o con bechamel de vez en cuando, o algunas de ellas acompañadas con algo de queso o taquitos de jamón serrano.

Si no le gusta mucho la verdura, prueba a poner en el puré guisantes que así dan un sabor más agradable al puré.

La carne muchas veces se les hace cuesta arriba, es mejor que sea en salsa, tipo carne picada como albóndigas o filetes rusos, con salsas del redondo o incluso empanados y que la guarnición sea llamativa.

Fruta. La fruta muchas veces es una lucha de las peores, dependiendo de los niños claro está, pero un truco es hacerles batidos o acompañarla con yogur o macedonia de frutas con zumo de naranja y como ocasión especial, con leche condensada.

Es muy importante que no se use la comida como premio o castigo puesto que a veces conseguimos el efecto contrario al deseado.

Esperamos que estos trucos os ayuden un poco y no dudéis en preguntarme cualquier cosa ya sea por mail o por teléfono o en la propia web.

Curiosidades de nuestro comportamiento con el ejercicio estando a dieta.

Cuando llega el buen tiempo a muchos nos entran las prisas, y digo «nos» porque me incluyo, y queremos hacer dieta y todo el ejercicio que no hemos hecho durante el año. La primera pregunta que me hacéis cuando venís a la consulta es: » ¿ y ejercicio?» Mi respuesta siempre es clara, » el ejercicio es fundamental para una vida sana, ahora, no por estar a dieta te vuelvas loco a hacer ejercicio para quemar y luego, una vez hayas acabado la dieta lo dejes».

¿Porque digo eso? Simplemente porque cuando empezamos una dieta, empezamos con muchas ganas y deseando que dure lo menos posible en la mayoría de los casos. Incluso a veces con la excusa del ejercicio nos permitimos licencias dentro de la dieta que hacen que esta no tenga buenos resultados!

Vayamos por partes, hablemos primero del ejercicio y lo que conviene hacer para bajar de peso y mantenerlo y luego de las múltiples licencias que nos permitimos al hacer más deporte.

Existen dos tipos de ejercicios, ejercicio aeróbico y ejercicio anaeróbico (musculación). Normalmente todos los ejercicios tienen una mezcla de ambos pero siempre predomina uno sobre el otro. Para bajar de peso lo ideal es el ejercicio aeróbico que es el que va a tirar de la grasa como fuente energía quemándola. Dentro del ejercicio aeróbico tenemos los de alta intensidad como puede ser el paddle, rugby, entre otros y que necesitan mas esfuerzo muscular. Y luego está el ejercicio de baja intensidad como es la natación, ciclismo o footing que tienen menos  esfuerzo muscular. El más recomendado para bajar de peso es el de baja intensidad teniendo en cuenta que es dónde menos van a sufrir las articulaciones si llevamos mucho tiempo sin hacer deporte. Siempre es importante que hables con un entrenador si vas al gimnasio para que te indique a que ritmo cardiaco debes llegar, que ejercicio te va a ayudar mas, etc.

Respecto a que comer si hemos empezado a hacer ejercicio para bajar de peso, es decir, un ejercicio de no muy alto rendimiento, tenemos que pensar que lo que queremos como resultado a parte de tonificar, es tener un mayor gasto energético, con lo cuál ahí no tendríamos que incluir más calorías en la dieta.  Si hacemos correctamente las 5 comidas diarias, y vamos al gimnasio en esos intervalos, no habría porque añadir algo más, aunque si hemos comido a las 2, no hemos merendado y vamos al gimnasio a las 7, no estaría de más tomarse una fruta o yogur desnatado después del ejercicio o bien tomarla justo antes de  hacerlo. Durante el ejercicio y después del mismo es muy importante la hidratación.

Respecto a las licencias que nos permitimos cuando hacemos ejercicio y estamos a dieta, deberíamos evitarlas. Muchas veces después del ejercicio nos sentimos mas ligeros y muchas veces creemos que hemos quemado tanto que podemos darnos un capricho, y ahí vienen las decepciones cuando nos subimos a la báscula pensando que TODO lo hemos hecho bien y resulta que por ese capricho después del ejercicio no perdemos todo lo que esperamos.

Así que, tenemos que ser francos con nosotros mismos y no sólo hacer el ejercicio duerante una época determinada, sino tomarlo como rutina, un ritmo que podamos seguir, no el «matarnos» a hacer ejercicio durante la dieta y luego olvidarnos en el manteniemiento.

 

Pasta con salmón ahumado y salsa de queso philadelphia

Os quería dejar una receta para que la probéis y me deis vuestra opinión.

Pasta con salmón y philadelphia

Ingredientes para 4 pers:

– 250 gr de pasta fresca ( no rellena)

– 2 paquetes de 100 gr de salmón ahumado

– 3/4 de tarrina de philadelphia light ( esto se va midiendo según  lo líquida que se quiera la salsa)

– 250 ml de leche desnatada

– 1 cebolla

– 1 cucharita de aceite

– Sal y pimienta

 

Elaboración:

Lo primero que vamos a hacer es la salsa con queso philadelphia light. Para ello, ponemos parte del queso en un recipiente y lo calentamos con medio vaso de leche desnatada para que vaya deshaciéndose el queso y vaya licuándose un poco.  Añadimos el queso y la leche paulatinamente para que no salgan grumos y se quede una salsa uniforme.

Añadimos la cebolla que previamente hemos cortado muy pequeña y calentamos 1 minuto junto con la salsa de queso. Lo último  es el salmón que se añade picado muy fino directamente a la salsa y no lo calentamos, es decir se añade a la salsa ya caliente y ponemos sal y pimienta.

Para que este en su punto, lo último que cocemos es la pasta y le añadimos la salsa por encima y si os gusta, le podéis añadir un poco de mujol para decorar o incluso para condimentar el plato y listo para servir.

 

¡ Espero que os guste !