Diferencia entre perder peso y perder grasa

Este tema es interesante y es algo que explico cada vez que un paciente se sube a la báscula.
Para saber si estamos perdiendo bien y la dieta tiene un efecto satisfactorio tenemos distintas medidas que nos ayudarán entre las que están: la medida del volúmen (medimos con el metro), los pliegues, el peso.

De los que menos me preocupen, aunque sea una paradoja, es el peso. El peso lo forman: los huesos, líquido, músculo, órganos, grasa, etc. De todo, lo que menos «pesa» es la grasa que a su vez, es lo que más abulta.
Cuando tenemos una bajada muy rápida de peso, probablemente estemos perdiendo agua, masa muscular y menos grasa. «Si te saltas comidas, no haces dieta equilibrada y no respetas las 5 comidas, perderás más líquido y masa muscular que masa grasa».

Cuando por el contrario haces una dieta equilibrada establecida por un nutricionista en Madrid, baja en grasa, respetando las 5 comidas, incluyendo tanto hidratos de carbono como proteína, perderás sobretodo volumen y nuestro indicador será la ropa. La grasa abulta más de lo que pesa.

¿Con qué tipo de dietas tenemos más pérdida de masa muscular y más efecto rebote?

Dietas restrictivas

. Organismo se pone en modo ahorro
. Baja el metabolismo basal
. Se engordan más kilos que los perdidos
. Se usa masa muscular para obtención de energía protegiendo la grasa
Diferencia entre perder peso y perder grasa

¿ Cómo conseguiremos un efecto duradero?

. Estableciendo unos correctos hábitos de vida
. Dietas bajas en grasa pero equilibradas
. Se protege el músculo gracias al consumo equilibrado de proteínas.
. Se acelera el metabolismo basal con las dietas bajas en grasa pero no restrictivas.

Las dietas restrictivas tienen como consecuencia:

. Mayor perdida de músculo que grasa
. Menos fuerza
. Musculatura débil
. Suele ocurrir sobre todo con dietas “milagro”

Dietas bajas en grasa

Las dietas bajas en grasa:
. Correcta pérdida de grasa sin pérdida de músculo
. Mayor energía y fuerza para actividad deportiva.
. Correcto funcionamiento del organismo.

Ya sabes la diferencia entre perder peso y perder grasa, ahora solo queda que contactes nuestras clínicas para adelgazar en Madrid y empezar con tu dieta baja en grasa.

Corredores. Importancia de una buena hidratación.

La hidratación juega un papel muy importante en la rutina de un corredor tanto en el día a día como en el día de la carrera. Es clave para obtener unos buenos resultados y para no llevarnos ningún susto.

Si retrocedemos 100 años atrás, se defendía la teoría de que beber y comer durante una carrera no era bueno, pero después de muchos estudios realizados desde aquellos años y que aún se realizan a día de hoy, se ha demostrado que no solo es necesario una buena hidratación antes y durante la carrera, sino que además es necesaria.

Los días antes de la carrera es importante beber bastante líquido para estar bien hidratado, nunca hay que hacerlo en exceso, si lo hacemos podemos conseguir el efecto contrario al que queremos, podemos sufrir una hiponatremia, que es una pérdida de minerales por la orina que es peligroso para la salud. Es decir, podemos perder minerales como son el sodio o potasio que son esenciales para nuestro organismo. Depende de la sudoración y ejercicio, pero en principio, agua, no deberíamos beber más de 4 litros al día aproximadamente. También podemos mantener una buena hidratación previa a la carrera combinando el agua con una dieta rica en frutas y verduras que tienen un alto contenido en agua y eso no ayuda a mantener el equilibrio hídrico de nuestro cuerpo y a no tener que enguachinarnos y no correr el riesgo de tener una “hiponatremia” (perdida de minerales) por un exceso de agua.

sport

 

Beber antes de la carrera.

El día de la carrera, el objetivo de la hidratación pre-ejercicio es conseguir que el corredor este bien hidratado para que así tenga un buen rendimiento físico y muscular y eso le ayude a tener un buen resultado. El corredor siempre debe tener en cuenta el tiempo en que bebe antes de la carrera.  Es bueno beber agua con la suficiente antelación para que al comenzar la carrera la vejiga no esté llena puesto que eso es un trastorno sobre todo en el caso de las mujeres.

Beber durante la carrera.

Durante la carrera, hay distintos puntos de avituallamiento dónde podremos hidratarnos, o incluso podemos llevar nosotros alguna botella que no sea muy molesta, pero muy importante no esperar a tener sed porque entonces, en ese momento ya comenzamos a estar deshidratados y eso puede hacernos que incluso tengamos que abandonar la carrera .Es recomendable el agua porque es lo que más rápido se absorbe, aunque también puedes intercalar bebidas isotónicas.

Después de la carrera.

Después de la carrera no sólo basta con beber agua, aquí el cuerpo ha perdido glucógeno, electrolitos, minerales, por ello, además de agua son recomendable las bebidas isotónicas para recuperarnos y recuperar nuestro músculo de esas pérdidas debidas a la sudoración. Es importante beber suficientes líquidos y conseguir que el color de nuestra orina sea de un color más claro.

¿Cuáles son algunos síntomas de deshidratación?

Algunos síntomas que podemos notar cuando estamos deshidratados en mitad de una carrera son: sed, dolor de cabeza, náuseas, aumento del ritmo cardiaco, fatiga, pérdida de visión, dolor muscular, sequedad de boca.

Es muy importante tener en cuenta que la hidratación forma parte la alimentación, por tanto es tan importante prestar importancia a lo que comemos antes y durante la carrera como a lo que bebemos.

Recomendaciones para la acidez de estómago.

La acidez es una sensación de ardor dolorosa en el pecho o la garganta. Ocurre cuando el ácido del estómago vuelve  hacia el esófago.

Lo normal es que el cardias (músculo situado entre el esófago y el estómago que impide el reflujo de los alimentos) esté cerrado durante la digestión, pero a veces se relaja dejando pasar los ácidos del estómago hacia el esófago dando lugar al reflujo gastroesofágico.

El reflujo suele ir acompañado de pirosis, la sensación de ardor y acidez en el esófago y no tiene porqué ser  en sí mismo una enfermedad, pero si es de continúo puede dar luegar a trastornos más importantes y molestos.

RECOMENDACIONES PARA LA ACIDEZ ESTOMACAL

 Factores que pueden empeorar la acidez estomacal:

· Tabaco

· Café y bebidas con cafeína (son irritantes para el estómago)

· Alcohol (incluido vino y cerveza)

· Cítricos

· Tomate y sus derivados

· Chocolate, menta

· Comidas picantes o muy especiadas, comidas muy grasas.

· Cebolla cruda

¿Cómo aliviarla?

. Trata de dormir un poco incorporado (puedes ponerte un cuadrante)

. Si duermes siesta justo después de comer, trata de dormir en un sillón, no del todo tumbado para evitar reflujo.

. Comer o cenar dos horas antes de acostarte

. Evitar todo tipo de grasas tratando de comer sano, a la plancha y comidas poco especiadas.

. Evita los cinturones y ropa apretada.

. Comer muchas veces pero poca cantidad, no es bueno tener el estómago vacío.

Alimentos que te ayudan a calmar la acidez.

Algunos de los alimentos que ayudan en la acidez son: patata, zanahoria, brócoli, compota de manzana madura, pastas, arroces, caldos muy desgrasados

  • Leche: Desnatada
  • Queso: Evita los quesos curados con alto contenido en grasas y en sal.
  • Yogur: Desnatados y no abuses de ellos
  • Huevo: Consumir 3 huevos por semana.
  • Carne: Preferentemente pescado, pechuga de pollo y carne de ternera sin grasa. Evita embutidos, chorizos, panceta, fiambres en general.
  • Verdura: Preferentemente cocidos, hervidos o al vapor, en budines, suflés, purés, etc.
    Si estás en plena crisis de la acidez evita la verdura cruda.
  • Frutas: asadas o en purés, crudas ralladas. Evita las frutas crudas con cáscara. En cuanto a los zumos de frutas, debes realizar una progresión a base de zumos diluidos, primero al 50% (mitad agua, mitad zumo), luego reduce la cantidad de agua y aumenta el zumo de fruta.
  • Cereales: evita los cereales integrales.
  • Legumbres: Evítalas en el momento de ataque de acidez, en todo caso las legumbres deben estar muy bien cocidas y solo con verduras.
  • Aceites: Sólo para condimentar, no lo utilices como medio de cocción.
  • Azúcar: Evita los dulces en general, los amasados de pastelería, masas, galletas dulces, etc.
  • Líquidos: Agua dos litros diarios, evita el alcohol, ya que es un excitante de la mucosa gástrica.
  • Condimentos: Evita las salsas elaboradas, como mayonesa, kétchup, o cualquier otra que no sea casera.

 

Grasas. Tipos y propiedades..

Cuando hablamos de grasa en una dieta, a veces parece que estamos nombrando al enemigo. Pero no debemos olvidar que la grasa no deja de ser un grupo de nutrientes que se obtiene de la alimentación y esencial para ciertos mecanismos de nuestro organismo. Es esencial comer determinadas grasas pero también es dañino tomarlas en exceso.

Las grasas que consumimos le dan energía a nuestro cuerpo, cuando hacemos ejercicio, el organismo quema primero la energía proveniente de los hidratos de carbono y luego pasa a quemar la grasa, aproximadamente media hora después.

La grasa nos aporta nutrientes esenciales para nuestra salud que no podemos obtener de otra forma. Entre ellos tenemos las vitaminas liposolubles (A, E, D, K), que son esenciales pues sin ella podríamos tener graves problemas. La vitamina D, por ejemplo, es necesaria para fijar el calcio, la vitamina K juega un papel importante en la coagulación.

La grasa llena los adipocitos y es la responsable, entre otros, de mantener la temperatura del cuerpo. Nos aporta también ácidos grasos esenciales, aquellos que el cuerpo no puede producir o que no funciona bien sin ellos. El cuerpo los necesita para la formación del cerebro, el control de la inflamación y coagulación de la sangre.

La grasa es temida, entre otras cosas porque se le considera el responsable de los “michelines” y las subidas de peso. No debemos olvidarnos que un gramo de grasa aporta 9 kilocalorías y 1 gramo de proteína o hidrato de carbono aporta 4 kilocalorías.

 

Tipos de grasa

Las grasas pueden clasificarse en:

–          Grasas saturadas

–          Grasas insaturadas

–          Grasas trans

Grasas saturadas.

Las grasas saturadas son aquellas a las que consideramos “malas”, puesto que si se consumen en exceso, están relacionadas con un aumento de colesterol y problemas de circulación a causa de la acumulación de esa grasa en el sistema circulatorio.  Pueden dar lugar a arteriosclerosis que es un endurecimiento de las arterias.1326365144_package_favourite

Estas grasas suelen provenir de alimentos de origen animal y ciertos aceites como son el de palma o el de coco.

Grasas insaturadas.

Estas grasas son beneficiosas, siempre que no se abuse de ellas, porque nos ayudan a regular el colesterol y a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Suelen ser aceites debido a que a temperatura ambiente son líquidos.

Estas grasas pueden ser monoinsaturadas o poliinsaturadas.

–          Monoinsaturadas

Estas grasas suelen contener un doble enlace en su estructura. Entre ellas se encuentran: aceite de oliva, frutos secos, aceite de colza.

–          Poliinsaturadas

Estas grasas contienen más de un doble enlace en su estructura y se encuentran en aceite de girasol, aceite de pescado, aceite de maíz, soja y también en pescados azules como el salmón, boquerón, atún, algunos frutos secos.

Estas grasas poliinsaturadas se subdividen en grasas omega 3 y omega 6.

Las omega 3 están en pescados azules (salmón, caballa, atún, sardinas, trucha, anchoa, también en frutos secos como las nueces, semillas de colza, semillas de soja y algunos aceites.

Las grasas omega 6 las podemos encontrar en las semillas de girasol, el germen de trigo, el sésamo, las nueces, la soja, el maíz y sus aceites.

De ellos, el más conocido es el ácido linolénico que junto con el linoleico, el cuerpo no es capaz de sintetizarlo y debemos ingerirlo por la dieta.

Grasas trans (transesterificadas)

Estas grasas se obtienen mediante un proceso químico a través del cual se añade un hidrógeno a los aceites vegetales y, entre otros efectos, mejora su sabor y textura.

Pero este proceso, lo que provoca es que esas grasas a las que se les ha añadido un hidrógeno, actúen como grasa saturadas, de las cuales, como hemos explicado antes, no podemos abusar si no queremos subir de peso, o lo que es peor, tener algún tipo de problema con nuestra sistema cardiovascular.

Los antioxidantes, ¿qué son? ¿Cuál es su papel en nuestro organismo? ¿ Quieres medir tu nivel de antioxidantes?

 

¿Quién no ha oído alguna vez hablar sobre los antioxidantes y lo buenos que son para la salud, la piel, el envejecimiento celular? Pero, ¿cuántos nos hemos parado a pensar que son realmente o cómo actúan y dónde los podemos encontrar?

Los medios de comunicación, la publicidad, en las farmacias, todos hablan de los beneficios que aportan las sustancias antioxidantes y su papel en la prevención de ciertas enfermedades puesto que atacan a los radicales libres.

¿Qué son los antioxidantes?

Los antioxidantes son un grupo de sustancias existentes en determinados alimentos que nos ayudan a frente a los radicales libres. Son algunas vitaminas, minerales, colorantes naturales y otros compuestos de vegetales y enzimas (responsables de algunos procesos metabólicos). La mayoría de los antioxidantes se encuentran en los vegetales, por eso es tan importante incluir en nuestra alimentación las frutas, las verduras, hortalizas, legumbres y cereales integrales.

¿Qué son los radicales libres? ¿Cómo actúan?

Los radicales libres son sustancias químicas muy reactivas que meten oxígeno en las células y están implicadas en los procesos de oxidación de las células. Esto puede producir alteraciones en el ADN y en procesos que aceleran el envejecimiento del cuerpo. De todas formas es importante tener en cuenta que el cuerpo genera radicales libres para su propio uso como controlar el tono muscular, eliminar bacterias y toxinas, regular la actividad de los distintos órganos entre otros. Al mismo tiempo el cuerpo usa antioxidantes para eliminar los radicales libres que sobran.

Hábitos tan comunes como el tabaquismo, el consumo de dietas ricas en grasas y la sobreexposición a las radiaciones solares, así como la contaminación ambiental, aumentan la producción de radicales libres.

En nuestro organismo tenemos células que están en continúa regeneración, como son las células del intestino o la piel, y otras que no se renuevan como son las células del hígado. Los radicales libres pueden producir una alteración genética en las que se renuevan y reducir la funcionalidad de las que no se renuevan.

¿Qué papel tienen los antioxidantes en todo esto?

Se está investigando mucho el papel que juegan los antioxidantes en enfermedades cardiovasculares, cáncer y también en patologías que estén relacionadas con el envejecimiento como son las cataratas o alteraciones en el sistema nervioso. Los estudios se centran en la vitamina C, vitamina E, Beta-carotenos, selenio y zinc.

Los antioxidantes bloquean los radicales libres que modifican el colesterol malo (LDL) reduciendo el riesgo cardiovascular. Así mismo se ha visto en diferentes estudios que una carencia de antioxidantes puede constituir un riesgo en distintos tipos de cáncer.

Pero ojo, se ha demostrado en distintos estudios que una suplementación a altas dosis de preparados antioxidantes puede ser MUY contraproducente. Por eso es importante llevar una dieta variada y equilibrada sin abusar de suplementos ni alimentos enriquecidos con antioxidantes.

¿Qué nutrientes son antioxidantes?

Vitamina C: En frutas y verduras, frescas y crudas, como guayaba, kiwi, mango, piña, caqui, cítricos, melón, fresas, bayas, pimientos, tomate, brasicáceas (verduras de la familia de la col), frutas y hortalizas en general.

 

zumo de tomate

Vitamina E (tocoferol): germen de trigo, aceite de soja, germen de cereales o cereales de grano entero, aceite de oliva, vegetales de hoja verde y frutos secos.

Betacaroteno o «provitamina A»: Pertenece a la familia de los carotenoides de los vegetales. El organismo es capaz de transformarlo en vitamina A.

Selenio: En carnes, pescados, marisco, cereales, huevos, frutas y verduras. Está relacionado con la disminución del riesgo de tumores de piel, hígado y mama.

pescado

Zinc: las carnes y vísceras, los pescados, los huevos, los cereales completos y las legumbres.

Cobre: Potencia el sistema inmune, participa en la formación de enzimas, proteínas y neuro-transmisores cerebrales (renovación celular y estimulante del sistema nervioso) y es un agente antiinflamatorio y antiinfeccioso.

¿Quieres saber qué nivel de antioxidantes tienes en tu organismo?

Te ofrecemos la posibilidad de medirte los antioxidantes que tienes en el organismo con un nuevo scanner revolucionario de Pharmanex, que medirá el nivel de carotenoides de tu piel con tan solo colocar la mano en frente de una luz azul de baja energía, obteniendo los resultados y pudiendo mejorar esos niveles con tan solo unas pautas.

El escáner Biophotonic de Pharmanex es un instrumento avanzado que mide de forma no invasiva los niveles de carotenoides en el tejido humano, proporcionando una indicación inmediata de los niveles de carotenoides de la persona medida que a su vez nos dará una idea de cómo está el sistema de defensa antioxidante del organismo humano.

¿Qué le hace único al escáner Pharmanex?

–          Es el primer instrumento en el mundo que utiliza un método inmediato y no invasivo, para medir la actividad de los antioxidantes (los carotenoides en la piel).

–           Tecnología patentada, de propiedad exclusiva de Pharmanex.

–           Un 60% más compacto, un 50% menos de peso, y una reducción de tiempo del 30% para hacer un escán.

–          Más versátil, permitiéndole hacer un escán en cualquier lugar, en condiciones de frío o de calor.

Importante resaltar que el escáner BioPhotonic de Pharmanex” ha sido desarrollado por doctores y físicos en algunas de las universidades más prestigiosas de EEUU, y es la primera y única herramienta que permite la medición directa de los niveles de carotenoides y antioxidantes presentes en el tejido usando la tecnología de la espectroscopia Raman que ha ganado un premio Nobel de tecnología usada para las mediciones biológicas.

Si estás interesado, organizaremos una tarde de jornadas abiertas en la que Sandra (sandra_nuskin@yahoo.es) medirá con el scanner, tu nivel de antioxidantes.

Mándanos un email a: leticia@cliente.morganmedia.es/dietistaynutricionista o llámanos al 91 770 40 73 ó 649 35 24 81, las jornadas serán el viernes 4 de abril.

Pasta con salmón ahumado y salsa de queso philadelphia

Os quería dejar una receta para que la probéis y me deis vuestra opinión.

Pasta con salmón y philadelphia

Ingredientes para 4 pers:

– 250 gr de pasta fresca ( no rellena)

– 2 paquetes de 100 gr de salmón ahumado

– 3/4 de tarrina de philadelphia light ( esto se va midiendo según  lo líquida que se quiera la salsa)

– 250 ml de leche desnatada

– 1 cebolla

– 1 cucharita de aceite

– Sal y pimienta

 

Elaboración:

Lo primero que vamos a hacer es la salsa con queso philadelphia light. Para ello, ponemos parte del queso en un recipiente y lo calentamos con medio vaso de leche desnatada para que vaya deshaciéndose el queso y vaya licuándose un poco.  Añadimos el queso y la leche paulatinamente para que no salgan grumos y se quede una salsa uniforme.

Añadimos la cebolla que previamente hemos cortado muy pequeña y calentamos 1 minuto junto con la salsa de queso. Lo último  es el salmón que se añade picado muy fino directamente a la salsa y no lo calentamos, es decir se añade a la salsa ya caliente y ponemos sal y pimienta.

Para que este en su punto, lo último que cocemos es la pasta y le añadimos la salsa por encima y si os gusta, le podéis añadir un poco de mujol para decorar o incluso para condimentar el plato y listo para servir.

 

¡ Espero que os guste !