«Madrid Run The Night» o el objetivo cumplido…

El sábado se celebró la carrera nocturna » Madrid Run The Night by Sanitas» en el Hipódromo de la Zarzuela. Una carrera para todo tipo de corredores o aficionados a correr, porque para que nos vamos a engañar, yo no me considero corredora, por ahora.

La carrera se realizaba en arena, césped y asfalto y podías elegir entre hacer 5 km (1 vuelta al recorrido) ó 10 km ( 2 vueltas).  Por supuesto, para que me iba a conformar con hacer 5 km, no, yo elegí hacer los 10, haciéndome fuerte y pensando que esto iba a ser coser y cantar después de la San Silvestre y de haber continuado corriendo estos meses.

Llegamos pronto al Hipódromo dónde ya se escuchaba música y había ambiente festivo, salvo en el cielo, que hacía presagiar la peor de las tormentas. La lluvia no se hizo esperar. Aún quedaba media hora para el comienzo de la carrera pero empezó a llover de manera bastante fuerte.

image4

Cuando empezó la cuenta atrás de la salida ya estábamos todos empapados, y como decía Samanta Chocrón, (una periodista en zapatillas), «correr lloviendo vale doble».

Empecé fuerte, animada, a por todas. El primer tramo era en asfalto, ya se empezaban a formar charcos, y no quería pensar mucho como estaría el terreno de arena. No tardé en descubrirlo. Perdí rápidamente a Carlos, pero traté de concentrarme en mi ritmo, en no agotarme. Aunque difícil dado que soy bastante competitiva, conmigo misma puesto que me picaba con mi ritmo con la aplicación de Nike hasta que decidí darle la vuelta al móvil y dejar de verlo.

Llegué a la zona de arena, que ya no era arena sino un barrizal lleno de charcos. El agua se metía en las zapatillas sin saber ya si el barro estaba en el terreno o en el calzado. Llevaba sólo 3 km y ya estaba desesperada, no me creía que después de haber estado corriendo días atrás con más soltura me estuviese costando tanto. Pero soy cabezota así que continué, con mi música, con mis pensamientos y con mis ganas de superarme.

Cumplo las primera vuelta, bien, los 5 km ya los había hecho, y en ese momento pienso: «¿porque me he venido arriba y me he apuntado a 10?» No miento si digo que en ese momento me hubiese retirado. Los pies se me hundían en el barro, intentaba ir por los laterales tratando de buscar el terreno más duro, pero ni con esas.

Las piernas ya picaban, costaba sacarlas del barro, pero había cumplido la mitad del recorrido, tenía que concentrarme en no agotarme y seguir, aprovechar la única cuesta abajo para aumentar un poco el ritmo, arañar unos segundos a la anterior vuelta. Cuando entro de nuevo en el circuito pequeño veo que Mario, otro de mis amigos ya ha terminado esa vuelta y ya va a encarar el último kilometro. Eso me da fuerzas para pegar un empujón.

La última vuelta, vamos, ya queda poco, esto lo tenemos hecho. Cuando voy a encarar la última cuesta arriba, ya con charcos incluso dentro de la zapatillas, calada hasta los huesos.

Estoy cerca de la meta, pero las piernas no me responden, empiezo a frenarme. Echo de menos la llegada de la San Silvestre dónde todo el mundo te anima y tienes ese subidón final. Pero cuando ya no puedo más, saco fuerzas para acelerar y llegar cuanto antes a la meta.

image1

¡Y por fin la cruzo! Lo conseguí, acabe la carrera, muerta, pero la terminé. Acabé con la sensación de que este había sido el esfuerzo más grande que había hecho hasta ahora y la verdad pensando en que me había parecido dura, muy dura. Terminé en 1:08:57 , en un puesto 79 de 116 chicas en categoría femenina. Resultados que se pueden ver en la página de la carrera poniendo tu número de dorsal. Mucho más simpático el tiempo que me marca la carrera que el de la aplicación, claro que yo la conecté antes de pasar por el arco de salida. ( Esto lo aprendí de la San Silvestre ;-))

Así quedaron mis zapatillas 🙂

image2

 

Y esta era la cara que tenía después de haber acabado mi segunda carrera, la segunda y además, la segunda de 10 km. Como siempre digo, lo que me gusta de correr es la sensación de satisfacción que me queda después.

Y hasta aquí mi experiencia en esta carrera nocturna. Ahora a por la siguiente 🙂

 

 

 

 

Logrando objetivos, un largo camino recorrido.

Evolucion 2

Porque muchas veces, una imagen vale más que mil palabras…

Aún sigo con la lucha con mis kilos, aunque ahora vaya más despacio, quería hacer una entrada contando un poco cómo ha sido mi evolución. Se puede decir que el camino no ha sido muy fácil, si digo que si mentiría, pero está mereciendo mucho la pena.

No recuerdo cuando hice mi primera dieta, probablemente sería estando en 4º de EGB, y de ahí enganchando una con otra, a veces con más éxito, otras con menos. No se puede decir que fuera una niña sedentaria, pero si que me pasé escayolada más veces de las que me hubiese gustado. Siempre escuchaba al listo de turno ( con perdón y que nadie se ofenda),» adelgazar es fácil, solo tienes que cerrar el pico». Se escucha muchas veces, pero realmente nadie sabe lo que cada uno hace en su casa, come o deja de comer y lo que le cuesta o no, salvo uno mismo.

Dejando un poco de lado los años más lejanos, quiero remontarme a Septiembre, dónde poco a poco empecé mi cambio, aunque realmente no fue hasta finales de Noviembre cuando el gran cambio llegó.

Tras un verano de cambios, de salir, entrar, un poco de desorden en mi vida, una noche cenando con dos de mis mejores amigos, Carlos y Pedro, después de la clase de zumba de los martes, Pedro muy serio me dijo: » Leti, tienes que cambiar de hábitos, tienes que ponerte más seria a entrenar y cuidarte, porque muchos de tus problemas de espalda vienen de ahí». Ahí me hizo click en la cabeza y empecé a ser aún más constante a la hora de marcarme rutinas de ejercicio, zumba, spinning, entrenar, sala.

Se empezaban a ver pequeños resultados, y yo comenzaba a estar mucho más contenta a pesar de los sacrificios que podía hacer, quitándome la pereza, llegando a ir dos veces al gym los lunes, martes empezar a caminar y zumba, miércoles entrenar más a fondo y jueves repetir spinning y zumba. Había días que mi sofá me llamaba, pero me hacía fuerte ante la pereza y  me obligaba a ir. Cenaba en casa cuando quedaba con mis amigos o directamente después al llegar, eso si, el vino me lo tomaba.  No quería renunciar a salir y entrar y prefería hacer el sacrificio de ver como comían cosas que igual me apetecían, pero mi mente me decía: » tu puedes con esto».

Recuerdo que fue a finales de noviembre que desayunando le dije a Pedro como veía si corría la San Silvestre, me dijo que íbamos tarde y que yo no corría pero que por que no. Se quedó ahí, hasta que una semana más tarde se lo volví a decir y me dijo que me apuntara ese mismo día y el me ponía un plan de entrenamiento para conseguirlo. Básicamente, me ayudo a no tirar la toalla y a conseguir un reto. No me gustaba correr, no me gusta correr pero la sensación que tengo después de hacerlo, merece la pena.

Empecé a bajar muchísimo, con todo el ejercicio para quemar y activar mi metabolismo basal y con una dieta estricta marcada por los mejores dietistas deportivos en Madrid, que para que engañarnos, costaba lo suyo.

San Silvestre

Llegó el día, y conseguí acabar decentemente la San Silvestre y el año con una energía arrolladora, con bastante kilos de menos y eso me motivó a seguir perdiendo. Sin dejar de hacer planes pero con mucha fuerza de voluntad para seguir perdiendo lejos de confiarme, encontré más fuerza.

Después de correr la carrera, decidí que tenía que seguir con el nivel de exigencia que me había marcado, hasta el punto que mi rutina de ejercicio la mantengo, si me voy a ir de viaje, la aumento la semana de antes y durante el viaje trato de disfrutar, pero a la vez cuidarme.

Evolucion 1

Cada kilo perdido era un triunfo, cada día que saltaba de la cama, incluso después de haber salido el día anterior, para ir a hacer ejercicio, cada patata frita que no me comía y cambiaba por berberechos, eran momentos de satisfacción y de demostrarme a mi misma que podía con esto, que estamos en el buen camino, en el camino de sentirme bien. No os miento, si, me asusta el volver a engordar, por eso esto es una carrera de fondo.

Cada entrenamiento, cada clase de spinning, cada día que salgo a correr hacen que me sienta mejor. Evidentemente, alguna licencia me permito, aunque siempre compensando, y cada día voy viendo que llego a mi objetivo. Llevo 28 kilos perdidos, y se puede decir que mi peso nunca será muy bajo, pero como os digo en la consulta, el peso y el volúmen no van de la mano… y como he empezado esta entrada: » una imagen vale más que mil palabras»

Yo ahora

Gracias a todos los que venís a mi consulta de dietista y nutricionista en Madrid, gracias a los que me apoyáis, a los que en estos meses me habéis dado y me seguís dando ánimos. Y sobre todo, gracias a Pedro Huerta, porque esa cena hiciste que cambiara el chip y empezara a tope, el 80 % es mérito tuyo y no dejas que tire la toalla y por supuesto gracias a mi hermana por aguantarme en esto tanto tiempo.

Aún queda mucho por recorrer pero estamos en el buen camino…

 

Dieta Paleolítica

Uno de los temas más comentados en los distintos círculos de la sociedad en cuanto a alimentación es la dieta paleolítica. Seguramente todos los que lean estas líneas habrán escuchado hablar de ella, tanto de forma positiva como de forma negativa.

Se vuelve a poner de moda y a escucharse en todos los ámbitos de la nutrición en un tiempo en el que parece que hay una guerra fría en contra de los hidratos de carbono, sin diferenciar entre ellos. Pero quiero que quede claro que la voy a desgranar desde un punto objetivo y viendo los posibles pros y contras de lo que a día de hoy entendemos con paleodieta o Dieta del hombre de las cavernas.

¿En qué consiste la dieta paleolítica?

Aunque se ha puesto más de moda desde hace relativamente poco, esta dieta nació hace más de 25 años en Estados Unidos. Esta dieta se basa en una alimentación compuesta por alimentos parecidos a los que tomaban nuestros antepasados en el paleolítico. Podemos imaginarnos al hombre paleolítico comiendo animales que cazaba y frutas que les daba la naturaleza. Se puede considerar como una dieta altamente proteíca y con un consumo adecuado de frutas y verduras. Pero su base fundamental es el consumo de proteína.

Se basa en el consumo de alimentos, que según sus defensores, hemos evolucionado para digerir como son la carne, el pescado, frutas, verduras, frutos secos, raíces y evitar al máximo las legumbres, aceites procesados, sal, azúcares sencillos, y granos. Al aumentar el consumo de frutas y verduras aumentamos el consumo de fibra, pero es importante tener claras las bases, puesto que se tiene a aumentar en exceso el consumo de proteínas.

Excluye todos los alimentos que surgieron en nuestra dieta después de la evolución de la agricultura y ganadería.

Uno de los argumentos que nos dan es que la dieta que seguían nuestros antepasados era más sana y no sufrían enfermedades como la diabetes Mellitus, apendicitis, diverticulitis, cáncer de colon, hipertensión arterial, entre otras. Y aquí viene una de las primeras cosas que yo pongo en duda, ¿Cómo sabemos que no las sufrían? Teniendo en cuenta que en aquella época no se investigaba, la esperanza de vida raramente superaba los 30 años por lo tanto no daba tiempo a que se desarrollaran esas enfermedades. Y cabe destacar que en esa época, hacían mucho más ejercicio simplemente por el hecho de tener que cazar y recolectar para poder comer.

Ahí está una de las bases para una buena salud: EJERCICIO.

Intenta ser una dieta balanceada que incorpore los 3 pilares fundamentales de la nutrición:

  • Hidratos de carbono
  • Grasas
  • Proteínas

Los hidratos de carbono los sacan de la fruta y verdura pero ahí tenemos el primer problema sobre todo para los deportistas y es que se necesitan tanto hidratos de carbono sencillos como complejos y la mejor fuente van a ser los cereales que en esta dieta, tanto si son enteros o procesados están totalmente prohibidos.

Es cierto que las frutas y verduras contienen hidratos de carbono, las frutas sobretodo son una buena fuente de fructosa aparte de incorporar gracias a su consumo, múltiples vitaminas, pero podemos quedarnos cortos.

¿Qué alimentos recomiendan en esta dieta?

La base fundamental de esta dieta es el consumo de alimentos frescos y predominan:

  • Carnes magras, caldos de huesos de animales ( bueno para el colágeno)
  • Pescados
  • Vegetales y frutas
  • Grasas como la del aceite de coco, aguacate, etc.
  • Alimentos y bebidas fermentadas naturalmente.
  • pescado

¿Es buena este tipo de dieta en los deportistas?

Este tipo de dieta tiene sin duda beneficios en general como es que te animan a consumir alimentos frescos, que evites los azúcares sencillos, reduzcas el consumo de sal y que trates de sustituir, por ejemplo, la mantequilla por aceite de oliva.

En el caso de los deportistas, y en concreto de los corredores, esta dieta es buena a la hora de la recuperación muscular puesto que aporta una alta cantidad de aminoácidos de cadena ramificada.

El alto contenido de fruta y verduras hace que nutrientes con las vitaminas y minerales estén presentes y nos ayuden a mantener una buena salud.

Pero aquí viene una de las primeras cosas por las cuales no es adecuada una dieta paleolítica para un deportista y es que el consumo exclusivo de raíces, frutas, verduras, frutos secos, carnes magras y pescados no son suficiente para la correcta preparación y recuperación del músculo del corredor. Por eso, es importante incorporar en la dieta del corredor alimentos “no paleolíticos”.

Si nos paramos a buscar las adaptaciones de la dieta paleolítica para los deportistas vemos que incorporan una serie de alimentos “no paleolíticos” como son las bebidas isotónicas, geles, glucosa, galletas, barritas entre otros, además de un alto número de alimentos paleolíticos. Por tanto incorporan también alimentos ricos en hidratos de carbono de alto índice glucémico.

Por supuesto que suscribo y apoyo la recomendación de consumir alimentos no procesados, intentar consumir los cereales integrales aumentando así el contenido de fibra.

Como siempre digo y recalco, en la alimentación no hay alimentos buenos y malos, sólo tenemos que saber cómo y cuándo comerlos. Se tratan de que los tres pilares esenciales de nuestra alimentación estén en concordancia y debemos tener claro que una dieta paleolítica clásica si resulta restrictiva e insuficiente tanto para el corredor como para cualquier deportista que tiene un gasto superior.

 

 

Las medusas ¿usarlas como alimento?

 

Ibiza- Formentera (254)

En el puente de mayo estuve recorriendo parte de las Islas Baleares haciendo algo que desde hace 3 años he descubierto que me encanta,  navegar. A parte de descubrir unos sitios increíbles con aguas cristalinas y playas paradisiacas, me sorprendió una plaga de medusas. Era increíble, de todos los colores, unas  mas grandes que otras, rosas, blancas, con filamentos mas gordos, otros mas finos, pero cientos de ellas. Me sorprendió puesto que siempre había escuchado que suelen en estar en aguas cálidas, y aunque el mediterráneo es de aguas cálidas, en eso días os puedo asegurar que el agua tenía una temperatura semejante al agua de las Islas Cíes en agosto, congelada. Era increíble ver tantas por todas partes, si esto es así ahora, no quiero pensar en pleno verano.

El aumento de medusas en el mar es debido, entre otras cosas, a la pesca excesiva de sus depredadores marinos y estas se comen a su vez las huevas de los peces de forma que están dando lugar a la disminución de reservas de peces en el fondo marino.

Muchas veces me he preguntado ¿ cuál es el papel de las medusas? Pues bien, a parte de las funciones que tienen ellas de por sí, ahora la FAO  Organización de Naciones Unidas para la alimentación y Agricultura), recomienda su consumo para contrarestar su presencia en el mar. Esto ya lo hizo con los insectos, y se escuda en que en países como China ya se consumen. A parte de como consumo alimenticio, también están estudiando usar alguno de sus componentes para nuevos medicamentos.

Aquí es donde empiezan a saltar las alarmas, no todas las especies de medusas serían aptas para el consumo puesto que tienen compuestos muy tóxicos que pueden llevar a la persona que las consuma al hospital o incluso a un final mucho peor.

Desde el CSIC, Josep María Gili señalo que solo una especie sería apta para el consumo y esta es Cotylorhiza tuberculata. Lo que Josep María Gili apunta es:  «lo que habría que hacer si se coge es guardarla, conservarla, preservarla y eso requiere una comercialización que en estos momentos no existe», comenta el investigador. Otras especies más abundantes como la Pelagia noctiluca tiene un contenido tóxico más elevado, por lo que el tratamiento previo a realizar para su consumo resultaría «demasiado caro y complejo para que resulte rentable».extremada cautela ya que podría tener un desenlace fatal si se comen a ton ni son y sin investigar claramente como pueden afectar. Es cierto que uno de sus componentes es el colágeno, igual ahí se abre una vía de investigación de sus beneficios como alimentos.

Pasta con salmón ahumado y salsa de queso philadelphia

Os quería dejar una receta para que la probéis y me deis vuestra opinión.

Pasta con salmón y philadelphia

Ingredientes para 4 pers:

– 250 gr de pasta fresca ( no rellena)

– 2 paquetes de 100 gr de salmón ahumado

– 3/4 de tarrina de philadelphia light ( esto se va midiendo según  lo líquida que se quiera la salsa)

– 250 ml de leche desnatada

– 1 cebolla

– 1 cucharita de aceite

– Sal y pimienta

 

Elaboración:

Lo primero que vamos a hacer es la salsa con queso philadelphia light. Para ello, ponemos parte del queso en un recipiente y lo calentamos con medio vaso de leche desnatada para que vaya deshaciéndose el queso y vaya licuándose un poco.  Añadimos el queso y la leche paulatinamente para que no salgan grumos y se quede una salsa uniforme.

Añadimos la cebolla que previamente hemos cortado muy pequeña y calentamos 1 minuto junto con la salsa de queso. Lo último  es el salmón que se añade picado muy fino directamente a la salsa y no lo calentamos, es decir se añade a la salsa ya caliente y ponemos sal y pimienta.

Para que este en su punto, lo último que cocemos es la pasta y le añadimos la salsa por encima y si os gusta, le podéis añadir un poco de mujol para decorar o incluso para condimentar el plato y listo para servir.

 

¡ Espero que os guste !

 

Curiosidades y cosas importantes de nutrición a tener en cuenta en alta mar (I)

Apenas quedan 2 meses para Semana Santa, digo apenas porque aunque parece mucho realmente está a la vuelta de la esquina.

Parece mentira que hace 2 semanas estuviésemos resacosos por el roscón y ahora tengamos casi encima el primer contacto con el traje de baño.  ¿Cuantos de vosotros ha pagado la matricula del gimnasio? ¿Cuántas veces habéis ido? Hagamos un esfuerzo y no dejemos que queden en saco roto esos buenos propósitos.

Uno de mis propósitos es elaborar un menú equilibrado para el viaje que hago en Semana Santa. Al final se va a convertir en un plan imprescindible, este año vamos a Saint Martins, gracias a “The Yacht Tribe “y mis grandes amigos Yann y Chiqui.

¿Os podéis imaginar lo que va a ser ese primer contacto con el sol y el verano?

Por lo menos yo ya estoy manos a la obra, haremos lo que podamos, eso sí, siempre por intentar mejorar y no por hacer un spring…no nos engañemos, en 2 meses no vamos a solucionar lo que tanto tiempo vamos almacenando, pero algo es algo.

Dejo de andarme por las ramas que empiezo hablar y no me centro. Se me ocurrió la idea de ir hablando en este tiempo de cosas interesantes o curiosas que nos pueden ayudar a estar bien equilibrados en un barco, nutricionalmente hablando por supuesto.

En esta primera entrada vamos a hablar de una de las cosas más importantes en un barco, la HIDRATACIÓN.

Nuestro organismo es un 60 % de agua, dependiendo de nuestra edad, sexo y actividad física claro está. Ese agua debemos de ir reponiéndola a parte de darle a nuestro cuerpo toda la que el necesite para llevar a cabo todas las reacciones que se dan en nuestro organismo. No debemos esperar a tener sensación de sed puesto que esta es un indicativo de principio de deshidratación. Lo normal es que bebamos entre 2 y 3 litros al día. Tanto una ingesta inferior puede ser perjudicial debido al peligro de deshidratación, una ingesta superior puede dar lugar a desmineralización.

¿Porque hay riesgo de deshidratación en un barco?

En un barco estamos durante largo tiempo expuestos al sol, con la sensación de sed disminuida y aunque aumenta la sudoración, muchos de nosotros no lo relacionamos con la perdida de agua corporal.

No prestamos atención a  beber agua mientras estamos en alta mar, olvidándonos de lo peligroso que puede ser un estado de deshidratación. Por eso es importante ingerir líquido, a poder ser sin alcohol.  No nos engañemos, el efecto de la cerveza con alcohol, a pesar de que este muy fría y muy rica, no es la de hidratarnos. De hecho, las bebidas con alcohol tienen efecto diurético dando lugar a perdida de agua. Con esto no quiero decir que no podamos disfrutar del rico ron que nos ofrecen las tierras caribeñas,  el cuál, como me recuerda mi amigo Pablo,  podemos combinarlo con distintas frutas como la naranja, el coco, etc. Lo que realmente quiero que tengamos presente es que después de algunos cócteles, no olvidemos que para rehidratarnos necesitaremos aumentar o equiparar la ingesta de agua.

Lo más recomendable  para hidratarnos es ingerir agua y fruta puesto que esta ayuda a mantener el equilibrio y nivel adecuado de agua en nuestro organismo.

Si en condiciones normales lo adecuado es beber 2 litros de agua diarios, en un barco sería recomendable llegar a 3 litros ayudando así a disminuir también la retención de líquidos debido a que, para realizar la osmosis corporal el organismo va a sudar más y por tanto tiene una mayor retención.

Por lo tanto, querida Armada, uno de los objetivos en  Armada Caribbean va a ser, a parte de disfrutar del mar, navegar y  disfrutar de sitios espectaculares,  como lo hacemos gracias a The Yacht Tribe, va a ser el conseguir una buena hidratación a bordo a parte de hacer las mejores combinaciones con el ron.