Diferencia entre perder peso y perder grasa

Este tema es interesante y es algo que explico cada vez que un paciente se sube a la báscula.
Para saber si estamos perdiendo bien y la dieta tiene un efecto satisfactorio tenemos distintas medidas que nos ayudarán entre las que están: la medida del volúmen (medimos con el metro), los pliegues, el peso.

De los que menos me preocupen, aunque sea una paradoja, es el peso. El peso lo forman: los huesos, líquido, músculo, órganos, grasa, etc. De todo, lo que menos «pesa» es la grasa que a su vez, es lo que más abulta.
Cuando tenemos una bajada muy rápida de peso, probablemente estemos perdiendo agua, masa muscular y menos grasa. «Si te saltas comidas, no haces dieta equilibrada y no respetas las 5 comidas, perderás más líquido y masa muscular que masa grasa».

Cuando por el contrario haces una dieta equilibrada establecida por un nutricionista en Madrid, baja en grasa, respetando las 5 comidas, incluyendo tanto hidratos de carbono como proteína, perderás sobretodo volumen y nuestro indicador será la ropa. La grasa abulta más de lo que pesa.

¿Con qué tipo de dietas tenemos más pérdida de masa muscular y más efecto rebote?

Dietas restrictivas

. Organismo se pone en modo ahorro
. Baja el metabolismo basal
. Se engordan más kilos que los perdidos
. Se usa masa muscular para obtención de energía protegiendo la grasa
Diferencia entre perder peso y perder grasa

¿ Cómo conseguiremos un efecto duradero?

. Estableciendo unos correctos hábitos de vida
. Dietas bajas en grasa pero equilibradas
. Se protege el músculo gracias al consumo equilibrado de proteínas.
. Se acelera el metabolismo basal con las dietas bajas en grasa pero no restrictivas.

Las dietas restrictivas tienen como consecuencia:

. Mayor perdida de músculo que grasa
. Menos fuerza
. Musculatura débil
. Suele ocurrir sobre todo con dietas “milagro”

Dietas bajas en grasa

Las dietas bajas en grasa:
. Correcta pérdida de grasa sin pérdida de músculo
. Mayor energía y fuerza para actividad deportiva.
. Correcto funcionamiento del organismo.

Ya sabes la diferencia entre perder peso y perder grasa, ahora solo queda que contactes nuestras clínicas para adelgazar en Madrid y empezar con tu dieta baja en grasa.

Dieta Paleolítica

Uno de los temas más comentados en los distintos círculos de la sociedad en cuanto a alimentación es la dieta paleolítica. Seguramente todos los que lean estas líneas habrán escuchado hablar de ella, tanto de forma positiva como de forma negativa.

Se vuelve a poner de moda y a escucharse en todos los ámbitos de la nutrición en un tiempo en el que parece que hay una guerra fría en contra de los hidratos de carbono, sin diferenciar entre ellos. Pero quiero que quede claro que la voy a desgranar desde un punto objetivo y viendo los posibles pros y contras de lo que a día de hoy entendemos con paleodieta o Dieta del hombre de las cavernas.

¿En qué consiste la dieta paleolítica?

Aunque se ha puesto más de moda desde hace relativamente poco, esta dieta nació hace más de 25 años en Estados Unidos. Esta dieta se basa en una alimentación compuesta por alimentos parecidos a los que tomaban nuestros antepasados en el paleolítico. Podemos imaginarnos al hombre paleolítico comiendo animales que cazaba y frutas que les daba la naturaleza. Se puede considerar como una dieta altamente proteíca y con un consumo adecuado de frutas y verduras. Pero su base fundamental es el consumo de proteína.

Se basa en el consumo de alimentos, que según sus defensores, hemos evolucionado para digerir como son la carne, el pescado, frutas, verduras, frutos secos, raíces y evitar al máximo las legumbres, aceites procesados, sal, azúcares sencillos, y granos. Al aumentar el consumo de frutas y verduras aumentamos el consumo de fibra, pero es importante tener claras las bases, puesto que se tiene a aumentar en exceso el consumo de proteínas.

Excluye todos los alimentos que surgieron en nuestra dieta después de la evolución de la agricultura y ganadería.

Uno de los argumentos que nos dan es que la dieta que seguían nuestros antepasados era más sana y no sufrían enfermedades como la diabetes Mellitus, apendicitis, diverticulitis, cáncer de colon, hipertensión arterial, entre otras. Y aquí viene una de las primeras cosas que yo pongo en duda, ¿Cómo sabemos que no las sufrían? Teniendo en cuenta que en aquella época no se investigaba, la esperanza de vida raramente superaba los 30 años por lo tanto no daba tiempo a que se desarrollaran esas enfermedades. Y cabe destacar que en esa época, hacían mucho más ejercicio simplemente por el hecho de tener que cazar y recolectar para poder comer.

Ahí está una de las bases para una buena salud: EJERCICIO.

Intenta ser una dieta balanceada que incorpore los 3 pilares fundamentales de la nutrición:

  • Hidratos de carbono
  • Grasas
  • Proteínas

Los hidratos de carbono los sacan de la fruta y verdura pero ahí tenemos el primer problema sobre todo para los deportistas y es que se necesitan tanto hidratos de carbono sencillos como complejos y la mejor fuente van a ser los cereales que en esta dieta, tanto si son enteros o procesados están totalmente prohibidos.

Es cierto que las frutas y verduras contienen hidratos de carbono, las frutas sobretodo son una buena fuente de fructosa aparte de incorporar gracias a su consumo, múltiples vitaminas, pero podemos quedarnos cortos.

¿Qué alimentos recomiendan en esta dieta?

La base fundamental de esta dieta es el consumo de alimentos frescos y predominan:

  • Carnes magras, caldos de huesos de animales ( bueno para el colágeno)
  • Pescados
  • Vegetales y frutas
  • Grasas como la del aceite de coco, aguacate, etc.
  • Alimentos y bebidas fermentadas naturalmente.
  • pescado

¿Es buena este tipo de dieta en los deportistas?

Este tipo de dieta tiene sin duda beneficios en general como es que te animan a consumir alimentos frescos, que evites los azúcares sencillos, reduzcas el consumo de sal y que trates de sustituir, por ejemplo, la mantequilla por aceite de oliva.

En el caso de los deportistas, y en concreto de los corredores, esta dieta es buena a la hora de la recuperación muscular puesto que aporta una alta cantidad de aminoácidos de cadena ramificada.

El alto contenido de fruta y verduras hace que nutrientes con las vitaminas y minerales estén presentes y nos ayuden a mantener una buena salud.

Pero aquí viene una de las primeras cosas por las cuales no es adecuada una dieta paleolítica para un deportista y es que el consumo exclusivo de raíces, frutas, verduras, frutos secos, carnes magras y pescados no son suficiente para la correcta preparación y recuperación del músculo del corredor. Por eso, es importante incorporar en la dieta del corredor alimentos “no paleolíticos”.

Si nos paramos a buscar las adaptaciones de la dieta paleolítica para los deportistas vemos que incorporan una serie de alimentos “no paleolíticos” como son las bebidas isotónicas, geles, glucosa, galletas, barritas entre otros, además de un alto número de alimentos paleolíticos. Por tanto incorporan también alimentos ricos en hidratos de carbono de alto índice glucémico.

Por supuesto que suscribo y apoyo la recomendación de consumir alimentos no procesados, intentar consumir los cereales integrales aumentando así el contenido de fibra.

Como siempre digo y recalco, en la alimentación no hay alimentos buenos y malos, sólo tenemos que saber cómo y cuándo comerlos. Se tratan de que los tres pilares esenciales de nuestra alimentación estén en concordancia y debemos tener claro que una dieta paleolítica clásica si resulta restrictiva e insuficiente tanto para el corredor como para cualquier deportista que tiene un gasto superior.

 

 

EL AZÚCAR Y EL CORREDOR (I)

¿A qué llamamos “azúcar”?

La mejor forma de empezar a hablar del “azúcar” es definiendo y especificando a que nos referimos cuando hablamos de él en determinadas circunstancias y, sobretodo, cuando nos referimos al “azúcar” y el corredor.

El azúcar como tal, es la sacarosa que está formada por glucosa y fructosa, ese es el azúcar común, y suele provenir de la caña de azúcar o de la remolacha azucarera.

Los azúcares, son glúcidos con sabor dulce como son los monosacáridos, disacáridos y oligosacáridos, pero se suele usar, de forma incorrecta, también para nombrar todos los hidratos de carbono en general.

Con esto quiero recalcar que el azúcar es un tipo de hidrato de carbono, y que los hidratos de carbono al metabolizarse se digieren en forma de “hidratos de carbono sencillos o simples” y por eso, muchas veces generalizamos y hablamos de “azúcares”.

azucares

 

 

¿Cómo almacenamos los azúcares en nuestro organismo?

Una vez hemos absorbido los hidratos de carbono de los alimentos, son procesados en el hígado y es ahí donde la fructosa y sacarosa (otra forma de hidrato de carbono) son transformados en glucosa (azúcar o hidratos de carbono sencillo). Parte de la glucosa es enviada al torrente sanguíneo y parte es almacenada en forma de glucógeno para ser utilizada como energía.

El cuerpo almacena en forma de glucógeno en el hígado y en el músculo, siendo en este último dónde más cantidad se almacena.

Las reservas de glucógeno muscular son energía para los músculos, puesto que el glucógeno se descompone en glucosa dando la energía suficiente para que estos se contraigan.

¿Qué le aporta el azúcar al corredor?

Cuando nosotros corremos, la energía que utilizamos es la que proviene de los hidratos de carbono. Estos deben de estar siempre presentes en la dieta del corredor, y cuando hay carreras o entrenamientos fuertes o de larga distancia, debemos aumentar la presencia de azúcares e hidratos de carbono para conseguir unos buenos resultados.

Debemos de tener cuidado a la hora de tomarlos teniendo en cuenta la cantidad y el tipo.

Hay tres tipos principales: monosacáridos como la fructosa que se encuentra principalmente en las frutas y en la miel, la galactosa que está de la leche. Disacáridos como la sacarosa, azúcar común, que es una combinación de fructosa y glucosa o la lactosa que es el azúcar de la leche. Oligosacáridos que son los almidones.

Lo más importante es saber qué tipo de “azúcares” (hidratos de carbono) son adecuados en cada momento, es decir, cuales son los indicados antes del entrenamiento o carrera, cuales son buenos durante y cuales después del ejercicio para reponer los depósitos de glucógeno del organismo y así también recuperarnos.

Es importante saber cuándo tomarlo y cuáles son los adecuados en cada momento debido a que nuestro organismo no reacciona igual ante cada uno, y eso es porque pueden producir una elevación rápida de azúcar en sangre seguida de una bajada muy brusca que puede producir una hipoglucemia.

¡»Winds of change»…y con ellos llega la navidad!

Esta entrada en el blog es un poco más personal que otras veces, aunque ya sabéis los que me leéis que lejos de ser un blog técnico, aunque a veces lo es, trato de ser lo más cercana que puedo y creo que esa es mi marca :-).

Después de recibir el comunicado que me mandó una de mis pacientes más fieles, el cuál transcribo:

«Por medio del presente comunicado se les informa que a partir del día de hoy estaremos ausentes tomando un merecido descanso, para regresar con ustedes el día 7 de enero del 2015. Les deseamos Felices Fiestas y próspero año nuevo.

ATENTAMENTE: La lechuga, el pan integral, la fruta, la leche desnatada, el apio, el pepino, las acelgas,…

PD: En nuestra ausencia, los atenderán con el mismo gusto de siempre: El solomillo, los langostinos, la mantequilla, las salsas, el cordero, el pavo, los polvorones, el roscón y todo bañado con vino, cerveza, champán…»

fruteria2

 

¿Quién no ha recibido ese mensaje? pues decidí hacer un post especia,l lejos de vanagloriar a los alimentos con los que convivo todo el año y gracias a los cuales tengo trabajo :-), pero que, aunque no debamos dejarlos en el olvido estos días, viene bien desconectar. A eso le sumo que me he levantado con un espíritu navideño increíble y eso que a mi estas fechas, desde hace unos años, no me gustan en exceso. Pues hoy no ha sido así,¿me habrá venido a visitar el fantasma de la navidad pasada? o habrá sido el de la futura? El caso es que me he sentado en mi mesa de la consulta y me he puesto a escuchar un villancico que me encanta » Ole, Ole» de Monserrat Caballé con Los del río. Y me he dicho a mi misma:»Leti, ¿que te pasa hoy?» Y he empezado a pensar en que igual son los cambios que ha habido en este último mes y aún no os lo había contado por aquí.

image(25)

Resulta que el día 1 de diciembre, concidiendo con el cumpleaños de una de las personas más importantes para mí, inauguré nueva consulta. Realmente no es solo consulta, he cambiado de oficina y no lo he hecho sola. Cocholate (www.cocholate.es) y Dietistanutricionista.com, o mi consulta, como lo queramos ver :-), estamos compartiendo oficina. Seguro que pensáis: ¿que tienen que ver las dos cosas? Pues aunque no lo creáis, para mí mucho. Mis pacientes, que acaban siendo mis amigos y somos una gran familia, llegan a un ambiente acogedor y familiar. La consulta es más luminosa y grande, paredes blancas, y si te descuidas, encuentras el regalo perfecto para tus hijos, recién nacidos, o incluso para tí. O si te toca esperar, puedes ver el magnífico trabajo que hacen. Así mismo, todos los padres que os guste Cocholate, podéis expresar o preguntar todas las dudas que se os planteén en cuanto a la alimentación de vuestros niños.

Cuando pensaba en como titular este post, decidí el titulo de esa canción de Scorpions, porque si que creo que vienen cambios, y cambios positivos. Confío seriamente en que el 2015 va a venir cargado de cosas buenas pero eso lo dejarems para el próximo post ya de final de año.

¿Dónde estamos?En la calle Espronceda 27, 1º C. Espero que os guste el cambio.

Disfrutad de la navidad, y aunque os recomiendo que hasta el 23 no os olvidéis de los buenos hábitos, algún capricho nos podemos permitir.